Una ilusión para cada día

Hasta el 11 de abril. Por ahora. Estas son las nuevas condiciones de nuestra vida.

Jamás lo hubiésemos imaginado pero es así, debemos estar un mes o quizás más confinados en nuestras casas para protegernos; a nosotros, a los nuestros, a los demás y sobre todo para intentar recuperar nuestra vida lo antes posible, esa vida de la que seguro nos quejábamos más de la cuenta y que cuando la recuperemos, por que lo haremos, nos gustará más que nunca.

Pero hasta entonces estamos viviendo una situación difícil y complemente nueva para nosotras y por muy buen ánimo que tengamos, algún que otro día nos hará mella y no sabremos como seguir enfrentándonos a este confinamiento.

Pues bien para esos días, os damos un pequeño truco que ¡funciona!.

Se trata de algo muy sencillo y que es una de las pautas básicas para superar cualquier shock postraumático o periodos de ansiedad. Ahora estamos en pleno “trauma”, pero también os aliviará esa sensación de tristeza, angustia o ansiedad.

Es muy sencillo, se trata simplemente de pensar única y exclusivamente en ¡mañana!, pensar algo que os apetezca hacer, teniendo en cuenta vuestra situación, no seáis muy ambiciosas, y eso será la ilusión del día y también el objetivo.

Puede ser desde hacer una receta, pintar un dibujo divertido con los niños, organizar una función de teatro, hacer un spa en casa, buscar algo que queráis comprar por internet… lo que se os ocurra.

 

Solo tenéis que “venderlo” el día anterior a los niños, y a vosotras mismas, como si fuese todo un planazo y para eso, hablar sobre el objetivo día anterior, organizar todo lo que necesitéis para hacerlo con tiempo y dedicación y cada vez que los pensamientos se deslicen a la negatividad acordaros de que mañana vosotras y vuestra familias ¡tenéis una ilusión que realizar!

 

Y no penséis mas … solo en esa tarta, en ese dibujo precioso, en ese concurso de chistes… la ansiedad bajará y al menos el esbozo de una sonrisa ¡está garantizada!

 

Desde CharHadas os seguimos enviando todo el ánimo y la fuerza del mundo.

 

Deja un comentario