Remilgos, escúpulos y asquitos varios…

En verano quién más y quién menos se va una noche a un hotel, a un apartamento, a cualquier cosa que se alquila... Yo siempre lo llevo mal. Y es que hay cosas que me dan mucho escrúpulo. También dice un refrán que cuanto más escrupulosa más asque....

En verano quién más y quién menos se va una noche a un hotel, a un apartamento, a cualquier cosa que se alquila… Yo siempre lo llevo mal. Y es que hay cosas que me dan mucho escrúpulo. También dice un refrán que cuanto más escrupulosa más asque….

En verano quién más y quién menos se va una noche a un hotel, a un apartamento, a cualquier cosa que se alquila… Yo siempre lo llevo mal. Y es que hay cosas que me dan mucho escrúpulo. También dice un refrán que cuanto más escrupulosa más asque… No creo que en mí se cumpla el dicho, tampoco es que sea yo demasiado tiquismiquis, pero hay ciertas cosas con las que no puedo cuando estoy en un hotel-sitio ajeno a mi casa:

– El latiguillo de la ducha y el cabezal de la ducha en general. Con la prisa que llevan las camareras de piso, no creo que se paren en limpiar con lejía ese apéndice colgante que siempre termina rozándote. Mi mente vuela hasta criminales, mentes calenturientas, incluso asesinos que hayan podido ducharse allí y rozarse por ese mismo latiguillo desagradable que ahora me roza a mí… Lo mismo con el mango de la ducha. Violador en serie, viejo que se toca compulsivamente, está en la ducha, se toca, toca la ducha… Puaggg… Solución: Dejo la ducha colgada, y no la toco nunca nunca nunca jamás. Aspecto totalmente contrario: Mi marido está deseando llegar a un hotel para meterse en la bañera y darse un baño… No lo soporto!!!!

– Cortina de la ducha. ¿Hay algo peor? En la casa en la que estoy de alquiler me he traído mi propia cortina y he comprado una alfombra que ocupa todo el suelo de la bañera. Suelen ser sitios mínimos, y yo ahí, haciendo malabares, intento ponerme de perfil, pero como la ducha está colgada, tengo que darme la vuelta para poderme enjuagar por el otro lado… Cuando entro en un hotel y veo una mampara de cristal es un auténtico lujo para mí…

– Sofás y textiles en general de apartamentos de alquiler. Verano, todos vamos con la piel al aire, pantalón muy corto… ¿cómo se puede poner tu trasero donde vete tu a saber quién puso su trasero?Y ya poner la cara para dormir la siesta… Y los niños para eso son especiales, cuanto más asquito te está dando a tí, más interés ponen ellos en restregarse contra eso… Solución: siempre llevo unas telas grandes, que coloco en los sofás de allá donde me instalo, así estoy tranquila

– El botón de la cisterna de todo baño público. ¿Lo habéis pensado? Siempre que vas a tirar, acabas de hacer tus necesidades, de limpiarte… y todavía no te has lavado las manos!!!! Y en ese espacio tan reducido, han pulsado decenas de personas antes de tí, con vete tú a saber qué en las manos, para que luego yo ponga el dedo, y tampoco creo que las limpiadoras de baños de sitios públicos anden con tanto tiempo como para entretenerse en limpiar el botón… Solución: siempre me envuelvo el dedo en papel higiénico y así pulso sin contaminar mi dedo…

– Bares que tienen la carta y los servilleteros sucios. Si no limpias lo que se ve, me estoy imaginando como estará lo que no se ve… así que me niego en rotundo.

Con estas cosas no puedo… pero para que veáis que no soy remilgada, no tengo ningún problema en limpiar baños (cuando trabajaba de camarera siempre me tocaba limpiarlo tras las bodas, y no es un trauma. No es que sea una vocación, pero no me molesta), no soy escrupulosa con cacas, pipises, vómitos… con la comida en general tampoco tengo muchos problemas (mi madre no come tranquila si no conoce a quien hizo la comida y a ella le da confianza de que «es muy limpia»), no me importa compartir (con algún amigo o familiar, claro) el vaso, o compartir algo de ropa… Y cuando llego a casa después de las vacaciones… una buena ducha y a descansar un rato en mi higiénico hogar!!!!

¿Y vosotras? ¿Sois remilgadas? ¿Qué cosas no soportáis?

Nestum

Deja un comentario

Últimos comentarios (18)

  1. no se porque sera, pero en casa, ya esta acostumbrada al trono, tienes tus cosicas a mano, las revistas, el libro, y el trono se acopla a tu ser, en cambio cuando salimos fuera……………………, primero sentarse con tranquilidad que cuesta un triunfo, luego la soledad de los baños de los hoteles, que no tienes nada a mano para leer, mas importante todavia es la intimidad, porque en los hoteles sabes que al otro lado de la puerta hay gente, y calro eso corta el rollo una barvaridad, y el los apartamentos de playa pasa lo mismo, porque encima estan casi todos los baños como en medio de el salon, no suele existir puerta de separacion entre el salon y los dormitorios y el baño, Asin que……………………………..

    titana
    25 agosto, 2011 a las 10:29 am
  2. cuando me voy de vacaciones me cuesta un triunfo … estas vacaciones, si contamos día de salida y de regeso, fueron 4 veces (con ayuda exterior 😉 of course) en 17 días.

    mamisima1
    25 agosto, 2011 a las 10:21 am
  3. Lo siento igual suena soez, pero es la verdad, no????? yo soy bastante escrupulosa cuando no conozco a quien ha estado antes en ese lugar, en cambio cuando voy a casa de alguna amiga, me relajo de manera extraña, es mi amiga, y no tengo porque valorar ni juzgar, me siento comoda,
    Pero…………………………..»Como en casa no se caga en ningun sitio»

    titana
    25 agosto, 2011 a las 10:13 am
  4. aunque me gustaría que hubiese sido por otro motivo!!! Es lo que tiene compartir tus miedos y cosas, te desahogas pero en parte, también coges las manías de las demás, que nunca hubieras imaginado!!!

    hadamami
    25 agosto, 2011 a las 10:02 am
  5. no había leído este post hasta ahora!!! no me lo puedo creer!!! nunca había hablado de esto con la gente y pensaba que era yo la pirada!!! jaajajajaj
    Me siento totalmente identificada con muchas de vuestras cosas:
    – en los baños cojo un trozo de papel para tocar el picaporte, el pestillo y el botón de la cisterna. O sea, no toco nada!!
    – en los hoteles, me fío de las sábanas pero no de las colchas, así que también las quito y meto en el altillo del armario.
    – por supuesto, no piso la moqueta.
    – en un sofá puedo sentarme sin ponerle ninguna funda, pero nunca pondría la cara.
    – la cortina de la ducha sieeempre da asco, siempre. No os ha pasado que a veces hay corriente y el aire empieza a empujar la cortina hacia ti, que estás desnuda dentro de la bañera?? y tú te retiras para que no te roce, todo lo que puedes sin apoyarte en la pared, y te sientes tan amenazada como la cortina fuese un asesino cuchillo en mano??? aaahhhhh!!!!!
    Lo del mango de la ducha y el mando a distancia nunca lo había pensado…

    holly-golightly
    25 agosto, 2011 a las 9:07 am
  6. la ducha nunca volverá a ser lo mismo ya, me temo!
    😉

    mamisima1
    25 agosto, 2011 a las 8:49 am
  7. a mi me dá mucho asco la cortina de la ducha y cuando vamos a apartamento pongo una tela en el sofá, me dá muchisimo asco, a saber que se ha hecho encima ajjjjjjjjjjjj y mi marido me dice que soy muy rara, ahhhh y si es apartamento las sabanas me las llevo de mi casa y los utensilios de cocina lo mismo, lo justitto pero me lo llevo.

    bebi
    28 julio, 2011 a las 6:52 am
  8. prefiero no hacerlo.
    Sobretodo en la época de quitapañal en la que nuestros hijos se empeñan en visitar todos los baños públicos de un kilómetro a la redonda.

    Para esas ocasiones siempre he llevado en el bolso un paquete de toallitas limpiabaños que pasaba antes de sentar al niño de turno.

    Puaj, no sigo comentando que no quiero pensar

    inma-er
    28 julio, 2011 a las 6:36 am
  9. Gracias a todas en general, pensaba que era prácticamente única, jeje,. la última vez que estuve en un hotel fue el año pasado en Francia, y oh mi horror todas las habitaciones del hotel y sus instalaciones de moqueta no me lo podía creer! en cuanto entremos y mi marido vio mi cara pensó, ya está nos volvemos para casa!!!!. Me pase los cinco días intentando no tocar el suelo con los pies, ay ay., aún tengo los pelos de punta al recordarlo. Pero y que me decis de esas colchas en la cama, o de abrir las cortinas de la habitación con las manos, uyuy. Este año hemos decidido que por mi bien, jejej nos vamos a la casa familiar que yo me limpio mi habitación, mi lavabito y me llevo mi todo, porque a los hoteles me falta llevarme hasta la alfombrilla de casa, jejejjejj..un saludo a todas.

    magdalajm
    28 julio, 2011 a las 6:15 am
  10. Yo creo que lo llevamos en los genes porque a la mayoria nos ocurre lo mismo;aunque «guarretas» tambíen las hay. De hecho me gustaría no ser tan maniática con estas cosas porque todo el tiempo que empleamos en limpiar y adecuar los sitios donde vamos lo podríamos aprovechar para estar con nuestras parejas o hijos.
    A mi me pasa con los pomos de las puertas, ahhhhh no lo soporto, cada vez que salgo del baño de la oficina salgo con un trozo de papel en las manos para abrir la puerta que da al despacho porque tengo compañeros (hombres casualmente) que despues de ir al baño no se lavan las manos y claro, luego tocan el pomo de la puerta y me consta que la de la limpieza no los limpia, es asqueroso!!! así que parezco tontita siempre con el trocito de papel de manos disimulando mientras atravieso el despacho haciéndolo una pelotilla.
    De hecho mi hermana(muy sabia ella) dice que a las «guarras» las quieren mas los maridos porque todo el tiempo que pasamos limpiando y desinfectando hoteles, apartamentos,,, las que pasan de limpiar lo invierten en estar junto a ellos o jugando con sus hijos… etc. y al fin y al cabo, a la mayoria de hombres la limpieza les da igual ¿o no?
    Feliz tarde a todas

    redcherry
    27 julio, 2011 a las 4:59 pm
  11. Me siento super identificada con todo excepto con el final…Yo soy tan escrupulosa q si veo vomitar a alguien voy yo detrás y tampoco puedo limpiar baños q no sean el mio…Lo del boton de la cisterna me ha hecho mucha gracia pq yo hace ya algun tiempo q lo»practico»,concretamente desde q caí en la cuenta de lo q tú comentas…Hace poco estuvimos en Londres y me dejé una pasta en un hotelazo por este tipo de cosas pq prefiero estar tranquila…pues aun así la costumbre me hacía coger el papelito antes de darle al botón…Cuando me di cuenta mi peque de 4 años haciendo lo mismo..Me hizo mucha gracia…

    soni--1
    27 julio, 2011 a las 3:23 pm
  12. las he guardado, incluso unos cojines que tenía el sofá y esos asientos que se le ponen a las sillas atados, la ropa de la mesa… todo ha ido a un altillo, y el día que me vaya, lo colocaré otra vez. Lo único textil que no podía guardar era el sofá, y lo he enfundado!!! Mi marido dice que casi los he puesto como las maletas cuando se envuelven con el film transparente!!! (Hay un sofá que no está pegado a la pared, y le he puesto una tela por detrás, para que el niño no se frote!!). Estos maridos nuestros vivirían en cualquier sitio, y nosotras todas remilgadas!!!

    hadamami
    26 julio, 2011 a las 1:11 pm
  13. Cuando me voy a un apartamento de alquiler, siempre llevo mi Kit, de limpieza, fregona, guantes, balletas, lejia, amonico, limpiador, y el maravilloso rollo de papel de el mercadona………………… mi contrario tambien me dice que soy una maniatica, pero lo siento no puedo soportarlo, las colchas que me encuentro en las camas lo primero que hago es lavarlas, me pego la gran limpiada de la cocina y el baño, y paso el suelo con la fregona nueva………………………………ya se lo digo yo a mi contrario:
    -Si querias una «Guarra» tenias que haberlo pensado antes 🙂

    titana
    26 julio, 2011 a las 8:51 am
  14. más o menos me dan igual, porque sé que se lavan, las cambian constantemente, pero… y las colchas? yo me imagino que hasta que no tengan una mancha considerable, no pasan por la lavandería… En cuanto llego al hotel, las quito y las pongo en el armario!!! Menos mal que no soy la única…

    hadamami
    25 julio, 2011 a las 12:28 pm
  15. como me encuentre un pelo me muero!!!!!! mi marido está amargado porque cada vez tengo el listón mas alto con los hoteles.Para pasar penurias mejor me quedo en casa.
    Si entrásemos en las cocinas de la mayoría de los restaurantes no comeríamos en casi ninguno.Todavía me acuerdo de un individuo que fue a «El Juego de tu Vida» y el muy cerdo contó lo que hacía en la confirería de sus padres………………sin comentarios absolutamente repugnante!!!! jajajajajajaj

    avisp-hada
    25 julio, 2011 a las 11:34 am
  16. mandos de la tele es lo peor sobre todo por los niños que siempre quieren tenerlos a mano, lo de la ducha no o había pensado pero nunca la bajo y en los baños como me lavo las manos… creo que tampoco lo pienso mucho, jejeje soy menos tiskis miskis que vosotras jajaja
    Besitos hadamammi

    pipipau
    24 julio, 2011 a las 9:10 pm
  17. qué ascazo… sobre todo la cortina de ducha, me dan un asco horrible, y el botón de los baños públicos, y hago exactamente lo mismo que tú, jujujuju
    Lo de la alcachofa de la ducha no lo había pensado…

    desvelhada
    24 julio, 2011 a las 8:19 pm
  18. Pues mira me alegro de leer esto, yo pense que era la unica que pensaba esas cosas, mi marido dice que asi no se puede vivir. La verdad es que a nosotros nos encanta viajar, ademas tambien lo hacemos por trabajo. Y no sabeis el problema para mi cuando llego a un hotel, y empiezo a pensar en algunos «detallitos» de los que has mencioando,se te ha olvidado uno que a mi particularmente me da mucho asco, y es el tema de los mandos a distancia de la t.v., a saber lo que estaban haciendo cuando han apagado la tele, y los suelos enmoquetados, que os parece andarias descalzas…..Pero en el fondo es mejor no pensarlo porque sino no saldriamos de casa ni a tomar un refresco.Gracias por no sentirme un bicho raro.

    tiki1
    24 julio, 2011 a las 1:48 pm