Propósitos para el nuevo año

Hemos empezado un nuevo año, el 2013, y todos, de alguna forma, hemos pensado cuales son nuestros propósitos para este nuevo año. Perfecto, ahora ha llegado el momento de armarnos de valor y llevar a cabo todos y cada uno de esos maravillosos prop...

Hemos empezado un nuevo año, el 2013, y todos, de alguna forma, hemos pensado cuales son nuestros propósitos para este nuevo año. Perfecto, ahora ha llegado el momento de armarnos de valor y llevar a cabo todos y cada uno de esos maravillosos prop…

Hemos empezado un nuevo año, el 2013, y todos, de alguna forma, hemos pensado cuales son nuestros propósitos para este nuevo año.

Perfecto, ahora ha llegado el momento de armarnos de valor y llevar a cabo todos y cada uno de esos maravillosos propósitos y no valen excusas, ni retrasos, ni medias tintas. Es el momento de, como decía un famoso slogan, “just do it” simplemente hazlo.

Tenemos ideas mágnificas que caen en el saco del olvido porque posponemos su ejecución escudándonos en excusas y circunstancias externas. Si tuviera más tiempo, si fuera más joven, si la situación económica fuera otra… y así hasta el infinito.

a00575385 223

Hablemos claro, todos somos capaces de mucho más, pero el miedo al fracaso nos paraliza y ni siquiera lo intentamos. Nos da terror ilusionarnos para luego no obtener los resultados buscados.

Creemos que no somos capaces, que no tenemos la fuerza de voluntad o la determinación que hace falta para conseguirlo. Aunque, si lo pensamos, no se trata exclusivamente de la fuerza de voluntad, que por supuesto es necesaria, sino de cambiar pequeños malos hábitos que nos retienen y evitan que nos lancemos a por todas con los buenos hábitos que nos ayuden a avanzar.

Todos invertimos mucho tiempo en cosas que no son importantes y que no nos aportán gran cosa. Si nos paramos a pensar y utilizamos ese tiempo para hacer lo que realmente nos apasiona, todo cambiará.

Volviendo a los propósitos para el 2013, quiero concentrarme solo en lo más importante que creo va a marcar la diferencia.

Subir el listón

Es necesario subir el listón y exigirnos más a nosotros mismos si queremos que las cosas cambien para mejor. Debemos elevar el nivel porque sabemos que podemos hacerlo mejor y somos capaces.

Creer en nosotros mismos de forma ilimitada

Es fundamental confiar en nuestras posibilidades y cambiar la actitud porque si nosotros no creemos que lo podemos hacer, difícilmente lo harán los demás. No podemos ser siempre nuestro peor enemigo, sino que debemos ser nuestro fan número uno. Si creemos y confiamos, cada día sentiremos una fuerza que nos impulsa y es nuestra propia seguridad.

Actuar

Hay que dejarse de rollos y empezar por donde sea, da igual, pero hay que actuar para conseguir nuestros objetivos profesionales o personales. Olvidemos los miedos las excusas y actuemos para conseguir lo que queremos. Si no hacemos nada y seguimos planificando cómo hacerlo o estudiando, nunca llegaremos a ninguna parte y nos perderemos por el camino.

Perseverar

Las cosas no cambian de la noche a la mañana, pero si subimos el listón, creemos en nosotros mismo y actuamos en consecuencia durante el suficiente tiempo veremos cambios espectaculares. La clave esta en aguantar, perseverar y no rendirse.

Lei una vez, que para que las cosas cambien, tienes que cambiar tu primero. Bien pues, llegó el momento, se acabaron los miedos, las excusas y las circunstancias especiales, es hora de tomar las riendas de la vida.

Deja un comentario