Castigo a niños

La ansiedad depresión maternas aumentaron el peligro solo en pequeños adolescentes no expuestos a castigos severos. Primeramente, esta clase de castigos es exageradamente agobiante, y puede transformarse en un factor agobiante crónico para los pequeños pequeños que los padecen 3 más veces por semana. Hay 2...

La ansiedad depresión maternas aumentaron el peligro solo en pequeños adolescentes no expuestos a castigos severos. Primeramente, esta clase de castigos es exageradamente agobiante, y puede transformarse en un factor agobiante crónico para los pequeños pequeños que los padecen 3 más veces por semana. Hay 2…

La ansiedad depresión maternas aumentaron el peligro solo en pequeños adolescentes no expuestos a castigos severos. Primeramente, esta clase de castigos es exageradamente agobiante, y puede transformarse en un factor agobiante crónico para los pequeños pequeños que los padecen 3 más veces por semana. Hay 2 inconvenientes primordiales con el empleo de castigos anatómicos.

Sin embargo las notables diferencias entre países referentes al empleo de castigos anatómicos por los progenitores, asimismo hay diferencias en los países respecto al empleo de los castigos anatómicos por los progenitores que pueden ser consecuencias de una pluralidad de factores asociado-demográficos, y relacionados con pequeños y progenitores. El Consejo de Europa ha decidido condenar a Francia por no prohibir de forma explícita los castigos anatómicos a los pequeños, publicó ayer el diario Le Monde. Suecia fue, en mil novecientos setenta y nueve, el primer país del planeta en prohibir cualquier clase de castigo anatómico a los pequeños.

Muy frecuentemente el imponer disciplina trae consigo castigos como procedimiento de crianza por la parte de los progenitores y temores como hábitos de omisiones por la parte de los pequeños. La sicóloga mantiene que los pequeños que padecen de denigraciones públicas de una parte de sus primordiales cuidadores, siendo esto un género de violencia sicológica, pueden ver perjudicada su salud mental. Los castigos descritos previamente van mejor para los pequeños entre los cinco y los doce años pues comprenden más las consecuencias de sus actos.

Los premios son la otra cara de la moneda en la educación de los pequeños. La organización recuerda que los jueces franceses han asumido en diferentes sentencias que existe el derecho a corregir” a los pequeños con castigos físicos, toda vez que el maltrato sea de baja intensidad y que se persiga un fin educativo. El castigo físico no deja el argumento ni el diálogo entre progenitores y también hijos, no le enseña al pequeño a ser crítico, ni independiente ni autónomo; tan solo le transmite que las cosas se deben hacer por miedo a que le peguen, por obediencia ciega y sumisión absoluta.

Francia fue reprendida el miércoles, cuatro de marzo de dos mil quince, por el Consejo de Europa por no prohibir meridianamente todas y cada una de las formas de castigo anatómico a los pequeños, como pegarles en las nalgas, al contrario a la mayor parte de sus países vecinos. De ahí que, una organización no gubernativo británica demandó a Francia por la carencia de una prohibición explícita y eficaz de todo género de castigos anatómicos a los pequeños en la familia, las escuelas y otros lugares” y por no haber actuado con la debida diligencia para quitar esos castigos en la práctica”. De esta manera, se descubrió que los pequeños del primer conjunto que en esos 4 años no habían recibido castigos físicos tenían un cociente intelectual 5 puntos más alto que los pequeños a los que sí se había pegado.

De esta forma lo confirmó este miércoles el máximo organismo de defensa de los derechos humanos de Europa al condenar a Francia por no haber prohibido explícitamente los castigos anatómicos a los pequeños en su legislación.

Deja un comentario