Aprendizajes de la primera semana de confinamiento

Hoy hace siete días que, por nuestra propia seguridad, nos confinaron en casa. Un situación excepcional que jamás habíamos vivido y de la que no nos queda otra opción que ir aprendiendo día a día.

Esta primera semana de adaptación a la nueva situación, organización de las rutinas de casa y asimilación de una nueva forma de vida, habrá sido de locos para muchas de nosotras. Hemos intentado “salvar los muebles” pensando que apenas serían unos días, pero va a ser mucho más de lo esperado y es bueno sacar conclusiones para llevar las semanas que nos quedan de la mejor forma posible. Por eso os dejamos nuestros “aprendizajes” de esta primera semana:

 

  1. Previsión con el aprovisionamiento. La realidad es que los servicios online de los supermercados no están funcionando de manera habitual y tardan demasiados días en servir, bajar a comprar cada vez es más complicado y engorroso y no podemos descartar que en unos días ni siquiera podamos. Por eso es bueno hacer una lista detallada de lo que vamos a necesitar la próximas semanas y si no podéis ir al supermercado y el servicio online no os sirve a tiempo hemos descubierto dos opciones factibles:
  • En muchas comunidades hay voluntarios que se están ofreciendo a bajar y hacer recados a la gente que lo necesite ¡ haceros con su contacto!
  • Si tenéis Glovo, hemos comprobado que, en Madrid, a partir de las 23:00 de la noche su servicio de supermercado ¡funciona! No encontraréis de todo, pero si lo más necesario y algún capricho para hacer esto más llevadero.

 

  1. Vamos a tener que movernos en casa. Os guste o no el deporte, tener en cuenta que el simple consumo de energías que hacemos a diario de bajar, subir, ir a por los niños, a trabajar, ver a los amigos… no lo vamos a hacer. Eso añadido a que la ansiedad del encierro nos puede abrir el apetito más de lo normal, hace imprescindible que, aunque no sea todos los días, al menos tres veces a la semana hagamos algo de ejercicio; Una hora bailando, alguna tabla de gimnasia, clases online… ¡pero hay que moverse!

 

  1. Hay que marcar rutinas. No es necesario marcar un horario estricto, pero si una rutina que haga percibir a toda la familia que día es, que llega el fin de semana, que otra vez es lunes, que vuelve el viernes… no saber ni en que día vives puede ser muy angustioso tanto para nosotras como para los niños.

 

  1. El confinamiento no es un master. Esta semana nos hemos vuelto un poco locas con los deberes, las horas de estudio… Es absurdo pretender que los niños no pierdan su ritmo escolar de este curso, lo van a perder y ¡no pasa nada!. Es un momento único en la historia y todos volverán a clase igual de “despistados”, sin embargo también es un momento histórico para estar con ellos, ver de cerca que les gusta, como juegan y que les interesa más… sin olvidar hacer algo de deberes.. no es necesario que se pasen cinco horas sentados en la mesa.
  2. Busca tu espacio y tu tiempo ¡Ya!. El ser humano necesita relacionarse con los demás, es un hecho, pero también necesita ¡estar solo!. En este confinamiento nos preocupa enormemente el hecho de ver a los demás, pero también es importante que dentro de casa podamos separarnos, al menos diez minutos al día, de toda la familia y respirar, pensar y dejar la mente en blanco para salir al salón…¡con más fuerza y humor!

 

  1. La actitud lo va a ser todo. Este confinamiento es una prueba a la que nunca nos hemos enfrentado, no sabemos cuanto durará realmente ni sus verdaderas consecuencias psicológicas, ni sociales por lo que lo único que nos queda es nuestra propia actitud, estar de buen o mal humor depende solo de ti, es de las pocas cosas que el coronavirus no se puede llevar por delante así que ríete todo lo que puedas, ten buen talante, habla con la gente que más feliz te haga a diario, disfruta de tus hijos con calma, pon tu música favorita y ¡mantén en ánimo!

 

Deja un comentario