¿Cómo superar mentalmente el confinamiento?

Parecía increíble que pudiésemos vivir una situación así, confinados en casa por quince días, quince días que todo apunta a que se convertirán en otro quinces y quizás en otros quince más… por el momento la cosa pinta fea.

 

Llevamos poco más de unos días confinadas con nuestras familias y prácticamente todos nos hemos puesto en acción; actividades online, video llamadas con amigos y familiares, apoyo colectivo desde los balcones… Y todo esto ¡en solo tres días!

 

Parece que no va a ser tan duro… pero no es así. Desde CharHadas queremos dar siempre un mensaje positivo y de ánimo a las mamás y las familias pero también hemos de ser responsables y advertiros que lo nos queda por delante no va a ser fácil.

 

El confinamiento de cualquier tipo siempre tiene consecuencias psicológicas, es inevitable, pero el confinamiento masivo por un número tan prolongado de días… no sabemos que consecuencias tendrá, porque simplemente nunca ha pasado. Y cuando decimos nunca es literalmente nunca.

 

Antes de decir taxativamente que esto no ha pasado NUNCA, nos hemos informado… Durante la II Guerra Mundial, hubo ciudades asediadas, falta de suministros, hambre y miedo pero podías salir a la calle. En nuestra Guerra Civil, especialmente en Madrid, se vivió un momento muy complicado que se alargó nada menos que tres años; bombardeos, falta de suministros, hambre, miedo, pero podías salir a la calle…

 

Ahora no estamos en guerra y, por ahora, no nos falta de nada, salvo la libertad de salir a la calle. No parece tan grave, pero los efectos psicológicos que un confinamiento de este tipo puede tener sobre la población son completamente desconocidos y, por si son más devastadores de lo que nos gustaría, es mejor tener la cabeza preparada, porque nuestra fortaleza mental va a ser el único garante para que nosotras y nuestras familias salgan lo menos afectadas posibles de este hito histórico sin precedencia que por desgracia, nos ha tocado vivir.

 

Como os decíamos antes , y sin intención de ser dramáticas pero si realistas, apenas llevamos unos días encerrados y , como ya han comentado algunos especialistas, nos hemos precipitados en utilizar todos nuestros recursos de ánimo y entretenimiento… ahora vendrán días más duros y hay que estar preparadas.

 

No será raro que durante estos días, en algunos momentos, tengamos ansiedad, miedo, preocupación, mal humor y quien se deje llevar… puede caer en una depresión con más facilidad que en cualquier otro momento.

 

Por eso es importante que estemos preparadas para no venirnos abajo y con estas pautas os será un poco mas fácil conservar el equilibrio mental y conseguir salir de esta situación estables y felices:

 

1-Asumir la realidad: Si ha pasado y si es muy importante, muy grave y muy preocupante. Hay que asumir la relevancia de la situación, de nada nos servirá quitarle importancia, frivolizar o no tomárselo en serio. Es mejor asumir la realidad, con una actitud positiva y el mejor talante posible pero sin olvidar su gravedad.

 

2-Evita la sobreinformación: La información es fundamental, y más aún en una situación así, pero saturarnos tampoco es necesario y solo hará que aumente nuestra preocupación y no dejemos de dar vueltas al hecho de estar encerrados. Con ver un informativo a mediodía y otro por la noche , tenemos toda la información que necesitamos para no convertir la cuarentena en el eje central de nuestras vidas ¡ y de nuestras cabezas!

 

3-Manten los contactos: Durante estos primeros días no paramos de hacer video llamadas, grupos de chats.. Pero según pasen los días , al contrario de lo que parece , tenderemos a llamar menos , a hablar menos… nos iremos enclaustrando también mentalmente . Pues bien ¡no puede pasar! Esforzaros por hablar todos los días o uno si otro no con vuestros seres queridos, amigos, compañeros de trabajo y familiares.

 

4-¡No te descuides!: Sigue manteniendo tus rutinas de belleza, dúchate y vístete como si fueses a ir a la calle todos los días e incluso maquíllate un poquito para estar guapa en casa. Los hábitos de belleza e higiene también nos darán higiene mental.

 

5-No pienses en plazos ni fechas. La pura realidad es que no sabemos exactamente que día podremos volver a salir a la calle ni en que condiciones. Si te centras en una fecha no solo se te hará más largo si no que, sino se cumple, aumentará considerablemente tu ansiedad.

 

6- Tomate un respiro. Estar en casa, tele trabajar, atender a los niños, mantener la limpieza y el orden, sumado a la constante preocupación va a ser muy estresante. Te recomendamos que busques al menos veinte minutos para sentarte sola, relajarte, meditar, pensar e intentar dejar la mente en blanco. Parece mentira pero esos veinte minutos te ayudarán con el siguiente día de confinamiento.

 

Con estas pequeñas pautas intentaremos llevar esta preocupante situación de la mejor manera posible o al menos intentarlo. ¡ Ánimo y fuerza!

Deja un comentario