Tres recetas fáciles con pollo

¿Tienes una visita que no esperabas y no tienes nada preparado? ¡Que no cunda el pánico! Te hemos preparado tres estupendas recetas con pollo que están listas en un pis-pas y q...

¿Tienes una visita que no esperabas y no tienes nada preparado? ¡Que no cunda el pánico! Te hemos preparado tres estupendas recetas con pollo que están listas en un pis-pas y q…

 

 

¿Tienes una visita que no esperabas y no tienes nada preparado? ¡Que no cunda el pánico!

Te hemos preparado tres estupendas recetas con pollo que están listas en un pis-pas y que gustarán a todos, niños y mayores.

Además el pollo es un alimento muy saludable, bajo en grasa y alto en proteínas. Perfecto para mantener el tipín porque está repleto de nutrientes y vitaminas.

 

 

FINGERS DE POLLO

 

La primera de las recetas seguro que la has visto en muchos restaurantes, es un clásico.

Seguro que si no conoces la receta siempre te has preguntado como le dan ese toque tan crujiente al empanado, pues nosotras te lo vamos a contar hoy.

 

Necesitarás:

  • Pechuga de pollo
  • Aceite
  • Harina
  • Huevo
  • Cereales tipo copos de maíz sin azúcar
  • Pimentón
  • Sal

 

Una vez tengas todo preparado, tendrás que seguir estos pasos:

1. Corta la pechuga de pollo en tiras gruesas (pero sin pasarse), tienen que tener el grosor aproximado de un dedo, de ahí su nombre.

 

 

2. Mezcla la harina con el pimentón y la sal en un plato y reboza las tiras de pollo hasta que queden bien cubiertas de la mezcla.

3.Coge un huevos de la nevera, bátelo y baña las tiras de pollo empanadas por el huevo batido.

4. Ahora viene el paso para darle el toque súper crujiente. Coge tus copos de maíz, mételos en una bolsa hermética con cierre, saca el aire y pasa un rodillo de cocina por encima para que queden bien trituraditos en la bolsa. Así evitaréis dejar la cocina llena de migas de los cereales.

 

 

5. Reboza los finguers ya pasados por el huevo en los copos triturados, como con la harina, tienen que quedar bien cubiertos.

 

 

6. Fríelos en aceite bien caliente hasta que tengan ese toque doradito.

¡Y listo! Ya tenemos unos maravillosos fingers de pollo empanados y en sólo unos minutos. Para acompañarlos puedes poner en un bol un poco de salsa barbacoa (o la que más te guste).

 

 

 

BROCHETAS DE POLLO

 

Nuestra segunda, también cuenta como ingrediente personal el pollo, pero esta vez acompañado de verduritas. Es un plato ligero y muy sano, porque como se cocina al horno y se prepara en menos de media horita.

¿Qué necesitaréis?

  • Pechuga de pollo (también nos valdría de pavo si tienes)
  • Pimiento verde
  • Cebolla
  • Calabacín
  • Tomates Cherry

Estos son los pasos que tendréis que dar para preparar las brochetas:

1. Corta en pequeños cuadraditos la pechuga, para que no descuadren mucho la estructura visual con los demás ingredientes.

 

 

2. Lava y corta las verduritas en trocitos, intenta que el tamaño sea como el que cortaste el pollo.

 

 

3. Monta las brochetas en el orden que quieras, eso ya es al gusto de cada una. Y repite la serie hasta completar la brocheta.

 

 

4. Mientras realizas los pasos anteriores, ve precalentando el horno y así ahorras tiempo. Introduce las brochetas en el horno a 180º y deja que se doren 10 minutos por cada lado.

Sácalas cuando estén doradas a tu gusto y ya puedes disfrutar de este estupendo plato saludable y riquísimo. Al igual que con los fingers podéis acompañar las brochetas de una salsa, como por ejemplo miel-mostaza o romescu.

 

 

 

FLAMENQUINES DE POLLO

 

Para acabar contaremos con esta receta muy andaluza para dar salero a nuestra cena. La receta original se hace con cerdo, pero la haremos con pollo (o pavo) para que resulte más saludable. ¡Es muy fácil de hacer y en un periquete estará lista!

Para esta receta tan original necesitaremos:

  • Filetes de pollo cortados muy finos
  • 4 lonchas de jamón serrano
  • 2 lonchas de queso
  • 1 Huevo
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra

 

Cuando tengas los ingredientes preparados tendrás que seguir estos pasos:

1. Pon sobre el filete de pollo, una loncha de jamón y media de queso.

 

 

2. Enrolla el filete sobre sí mismo, haciendo una especie de rollito.

 

 

3. Utiliza unos palillos para que el rollito no se deshaga mientras se fríe.

 

 

4. Empana el flamenquín, primero pasándolo por pan rallado, luego por huevo y luego de nuevo por pan rallado y así darle mayor consistencia.

5. Fríelos en aceite de oliva virgen extra unos minutos, hasta que cojan color. Cuando estén listos para sacar ponlos sobre un plato con papel de cocina para que absorba un poco el aceite.

 

 

Y ya tendremos listos nuestros sabrosos flamenquines, puedes acompañarlos de algún complemento como un poco de ensalada o patatas fritas tipo «deluxe».

Deja un comentario