Sostenibilidad de todo el proceso

Cuando compramos un producto ecológico muchas veces nos hacemos la siguiente pregunta:  ¿qué es ecológico exactamente en este producto? Si optamos por este tipo de productos por su garantía de sostenibilidad, también podemos dudar sobre qué aspectos del producto son los que se certifican como ecológicos.

La realidad es que una certificación Eco/Bio implica que toda la cadena se controla y certifica, no solo los ingredientes o el producto final. Cada materia prima, o los fertilizantes y pesticidas naturales que se utilicen, las instalaciones y procesos en los que se manipula o transforma el producto; todo debe certificarse para que el producto final pueda llevar el sello de la UE de producto BIO/ecológico.

Por ejemplo, en los campos en los que se utiliza abono ecológico procedente de vacas, ese abono debe proceder de vacas ecológicas. Es decir, esas vacas deberán tener una alimentación ecológica, pastar en campos que también cumplen la normativa eco, asegurando así que no existe contaminación cruzada y tener unas condiciones de vida de acuerdo a los criterios de bienestar animal.

Cada etapa que se audita y controla por organismos independientes se evalúa con criterios, principalmente, de naturalidad y sostenibilidad para concederle la certificación. De este modo, las garantías que este tipo de productos nos ofrecen son enormes.

Además, con la gama NATURNES BIO de NESTLÉ, tenemos la garantía adicional de que se realizan controles en todo el proceso. No basta con hacer las cosas bien, sino que se analiza cada materia y cada producto elaborado para asegurar que cumple con las estrictas normativas de la alimentación infantil y, en muchos casos, con los requerimientos de calidad todavía más estrictos de NESTLÉ.

¡Seguridad y sostenibilidad de principio a fin!

 

 

Deja un comentario