Receta de pan dulce con muesli

Si hemos sido buenos, a estas horas estaremos recogiendo trozos de papel de regalo y lazos del suelo de nuestra casa y buscando sitio para esos regalos que los Reyes nos han tra...

Si hemos sido buenos, a estas horas estaremos recogiendo trozos de papel de regalo y lazos del suelo de nuestra casa y buscando sitio para esos regalos que los Reyes nos han tra…

Si hemos sido buenos, a estas horas estaremos recogiendo trozos de papel de regalo y lazos del suelo de nuestra casa y buscando sitio para esos regalos que los Reyes nos han traído desde el mismísimo Oriente. Y si hemos sido malos…¡bah! ¡seguro que no hay nadie que sea malo entre los que se pasan por aquí!
Sí señores, se acaban las fiestas y toca volver a la normalidad, a nuestra rutina.Mañana quitaré el árbol y el resto de adornos navideños y mi salón volverá a recuperar su habitual aspecto, sin bolas por el suelo que caen misteriosamente del árbol o purpurina por todos lados.
Yo en el fondo lo agradezco, que el frenesí de las compras casi compulsivas y los excesos calóricos me tienen un poco agotada. Aunque me temo que esto último no se va terminar tanfácilmenteen ninguno de nuestros hogares, ya que seguro que estaremos comiendo restos de polvorones, nevaditos y panettone hasta carnavales. Por eso me apetecía empezar a preparar recetas un poco más suaves, no tan consistentes ni empalagosas, como este pan que aún teniendo un toque dulce, no da remordimientos al comerlo, ni genera sentimiento de culpabilidad…

Lleva muesli y frutos deshidratados además del toque especiado que tanto me gusta. He optado por usar harina de espelta ya que me encanta para los panes y la bollería por ese saborcito dulce que le aporta y porque es mucho menos pesada para esta tripita mía tan protestona y guerrera.
Queda un pan con una textura muy suave, esponjosa. Untado con un poco de mantequilla y mermelada puede convertirse en el desayuno perfecto. Y como siempre hago con los panes que horneo, corto en rebanadas y congelo para evitar que al día siguiente esté seco.

La receta está inspirada en una de mi libro de cabecera o como yo suelo llamarle, mi «biblia repostera». ¿Adivinan cuál es? Los que me leen habitualmente sabrán que hablo de «Scandalicious Baking», un libro del que he sacado un montón de recetas para el blog.

Receta de pan dulce con muesli

Ingredientes

  • 150 gr de muesli
  • 150 cc de nata líquida
  • 250 gr de harina de fuerza
  • 200 gr de harina de espelta
  • 25 gr de copos de avena
  • 25 gr de coco rallado
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de canela
  • 20 gr de levadura fresca
  • 2 cucharadas de sirope de arce
  • 1 cucharada de miel
  • 250 cc de agua tibia
  • un puñado de pasas, arándanos, dátiles o cualquier fruta deshidratada
  • 1 cucharadita de miel diluída en 1 cucharada de agua caliente para pintar

Preparación

  1. En un bol ponemos el muesli con la nata y dejamos reposar durante una media hora hasta que empape.
  2. En otro bol tamizamos las harinas, la sal y la canela y añadimos el coco rallado y los copos de avena. La levadura fresca la mezclamos con una cucharada de azúcar en un bol pequeño y pasado un minuto tendrá una textura cremosa y la podremos añadir y mezclar con los ingredientes secos.
  3. Hacemos un hueco en el centro del bol de los ingredientes secos y añadimos la mezcla de nata y muesli, el sirope de arce, la miel y el agua. Mezclamos bien con la mano o con el gancho amasador de nuestra batidora. Yo lo mezclé un par de minutos con el gancho de la K.A.. Obtendremos una masa pegajosa para manejar con las manos pero que se despega bien del bol.
  4. Cubrimos el bol con papel film y dejamos levar durante 1 hora o hasta que doble su volumen.
  5. Pasado este tiempo, sacamos la masa del bol, le añadimos las pasas, arándanos o dátiles y amasamos unos minutos a mano o con el gancho amasador de nuestra batidora. No hace falta un amasado exhaustivo. Formamos una pieza de pan de unos 20 cm de largo y 15 de ancho y ponemos en la bandeja de horno que previamente habremos forrado con papel de hornear. Cubrimos con papel film y dejamos levar 1 hora más.
  6. Mientras, vamos precalentando el horno a 200º.
  7. Una vez el pan haya doblado su volumen, pintamos con la miel diluida en agua caliente y podemos espolvorear un poco de canela con más muesli. Horneamos a 200º durante 10 minutos. Pasado este tiempo bajamos la temperatura a 180º y horneamos 30 ó 40 minutos más.
  8. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Sabremos que está listo porque al golpear en la base sonará «hueco».

Nos vemos el próximo lunes con una receta que va de maravilla para acompañar a este delicioso pan. ¿Algo para untar? tal vez…

¡Qué cosa tan dulce!

Deja un comentario

Últimos comentarios (1)

  1. ¡Que rica receta!.
    Me encanta el pan casero. Es una maravilla. lo quiero probar!

    pattii
    8 junio, 2014 a las 7:19 am