Polos de piña colada

Los que me siguen por Instagram recordarán que hace unas semanas estuve de relax en un hotel, de los tan de moda, "todo incluído" del sur de Gran Canaria. Para los que no sepan...

Los que me siguen por Instagram recordarán que hace unas semanas estuve de relax en un hotel, de los tan de moda, "todo incluído" del sur de Gran Canaria. Para los que no sepan…

Los que me siguen por Instagram recordarán que hace unas semanas estuve de relax en un hotel, de los tan de moda, «todo incluído» del sur de Gran Canaria. Para los que no sepan en que consiste esto del «all inclusive» (como se diría ahora que tan de moda están los selfies, las pool parties o los smoothies) se basa principalmente en que cuando llegas al hotel, te ponen una pulsera de algún color poco discreto que te abre las puertas a comer y beber todo lo que te de la gana mientras te duren las vacaciones y tu cuerpo resista. Y si en mi anterior experiencia «todo incluído» hace unos años me enganché a los mojitos en esta ocasión le ha tocado a la piña colada. Piña colada a media mañana porque hacía calor, piña colada después de la comida porque no había tomado postre (eran tan sosos y repetitivos, que estuve tentada a darle al chef la dirección de alguno de los blogs de mis compis), piña colada en la merienda porque «hay que amortizar lo que hemos pagado por el finde» y por la noche, un coco loco que era una piña colada con alcohol.
Así que volví a casa más morena, con algún kilo de más y dispuesta a preparar piña colada casera para las tardes calurosas. Pero acabé convirtiéndola en algo más divertido como estos polos…

Lo de transformar zumos que tomo habitualmente en polos es algo que hago mucho en verano ya que me ayudan bastante a combatir las altas temperaturas. Y estos, son una delicia, con un sabor tropical e ideales para estas tardes. Me encanta comer un polo de estos cuando estoy recién llegada de la playa y deshidratada.

Con poquitos ingredientes, un molde de polos y algo de paciencia para esperar a que estén congelados tendremos un postre muy rico, refrescante y mucho menos calórico que los helados.

Receta de polos de piña colada

Ingredientes para 6 polos

  • 10 rodajas de piña bien escurridas
  • 25 g de coco rallado
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 120 ml de leche de coco
  • 120 ml de zumo de piña

Preparación

  1. Ponemos todos los ingredientes en una batidora o Thermomix y batimos hasta que esté líquido.
  2. Congelamos en nuestros moldes de polo.

Y si nos sobra o no queremos hacer tantos polos, ponemos la mezcla en un vaso con una rodaja de piña, cerramos los ojos y a soñar que estamos en alguna playa paradisíaca…¡de Canarias, claro!

Esta vez he usado una tela sobre el tablón en tonos amarillo y turquesa o celeste. Le da un toque muy alegre a las fotos y así salimos un poco de la madera. Recuerdo que al principio me preocupaba mucho el que no se viese ninguna arruguita en la tela y siempre las planchaba antes de la sesión. Pero me he dado cuenta de que una arruga «bien puesta» o un pliegue formado por tener la tela doblada, le da un aspecto muy natural y no afea la foto para nada.
El plato turquesa lo compré hace bastante tiempo y apenas lo había usado porque la verdad, no encontraba como combinarlo pero creo que con tonos amarillo o incluso un verde pastel o sobre otro plato blanco queda genial ¿no?. Estos boles ya los he usado en más fotos y me encantan porque suavizan mucho la imagen. Un vasito con restos de leche de coco y un par de cucharitas «floridas» y una blanca, son el resto de utensilios usados esta vez.

He vuelto a usar un contraluz suave para fotografiar estos polos. Si se fijan en las fotos de abajo, el tablón está alejado de la ventana y a una altura más baja que esta, lo cual hace que la luz no incida muy fuerte ni directa sobre el objeto a fotografiar y la foto no nos salga quemada.

Y como siempre que fotografiamos helados, polos y otras preparaciones que puedan derretirse, primero tenemos que tener claro el escenario y los posibles encuadres y a ser posible, practicar un poco con algún otro objeto como un bol vacío.

Y esto ha sido todo por hoy. Si quieren ver otros polos que suelo hacer a menudo, en el recetario tenemos unos dezanahoria que publiqué hace un año. Nos vemos durante la semana por las redes sociales y el lunes que viene con nueva receta que creo que de nuevo, va a ser algo refrescante.
¡¡Besos!!

¡Qué cosa tan dulce!

Deja un comentario