Hummus de Zanahoria

Un snack saludable para consumir a cualquier hora

Cuando llega el verano, nuestros horarios se relajan y las comidas se aligeran. Llegamos de la playa o de la piscina con ganas de algo ligero y fresco, y al final acabamos haciendo un gran aperitivo que es lo que más apetece. Nos gusta tener en la nevera alternativas saludables, para improvisar cuando haga falta, sin caer en la tentación. El hummus es una opción genial para todos porque es rico y completo. Se conserva perfectamente y nos puede servir de base para un sándwich más elaborado o como entrada ¡y a los niños les encanta!
Esta receta de humus de zanahoria nos ha encantado para variar del clásico de garbanzos. Se prepara con zanahorias horneadas, y es una buena manera de que los más pequeños sigan tomándolas en verano, cuando los purés apetecen menos.
Precalienta el horno mientras pelas y cortas las zanahorias, y colócalas en una bandeja con un poco de aceite de oliva durante una media hora, hasta que veas que están ligeramente doradas. Cuando estén listas, tritúralas en un robot de cocina junto con el zumo de un limón, sal y pimienta. Puedes añadir tahini, una pasta de sésamo con la que se prepara la receta original y que encuentras en cualquier herbolario o tienda de alimentación ecológica, o simplemente semillas de sésamo crudas o tostadas, están repletas de vitaminas y le darán un toque cremoso.

Puedes servirlo en el aperitivo como salsa para untar con nachos, pan de pita o triángulos tostados de tortillas de maíz si buscas una opción libre de gluten. Está delicioso untado en una tostada o como base de aderezo para una ensalada. Si lo pones en un bol, puedes decorarlo con semillas de chía, de sésamo, pipas de calabaza o hasta granada, como en la foto. ¡Riquísimo y fotogénico!

Deja un comentario