Helado de leche con galletas María

Para empezar, colocamos la nata bien fría en el cuenco de nuestra amasadora equipada con el accesorio de varillas o un cuenco grande (en cualquier caso, enfriados previamente) y...

Para empezar, colocamos la nata bien fría en el cuenco de nuestra amasadora equipada con el accesorio de varillas o un cuenco grande (en cualquier caso, enfriados previamente) y…

Los clásicos lo son por una razón; nunca defraudan, verdad? Y si además los ‘customizamos’ y los preparamos acordes con las circunstancias, es decir, el verano, el calor, los paseos al atardecer… Así fue como nació este exquisito y reconfortante helado de leche con galletas Marías (aunque cada cual, puede optar por el tipo de galleta que prefiera).

Ingredientes

(para 1 l de helado aprox.)

300 g de leche condensada, bien fría

500 ml (≈2 cups + 1 cucharada) de nata líquida para montar (mín. 35% MG), bien fría

100 g (3½ oz) de galletas María

Elaboración

Para empezar, colocamos la nata bien fría en el cuenco de nuestra amasadora equipada con el accesorio de varillas o un cuenco grande (en cualquier caso, enfriados previamente) y la montamos con unas varillas eléctricas, primero a velocidad baja para incrementarla hasta el máximo progresivamente hasta conseguir una consistencia firme.
A continuación, agregamos la leche condensada, también muy fría, añadiéndola en varias tandas mientras mezclamos, ya a mano, con suavidad con ayuda de una espátula empleando movimientos envolventes para que la nata no baje.

Seguidamente, procedemos a mantecar el helado:
Si disponemos de heladora, seguiremos las instrucciones del aparato.
Si no, vertemos la mezcla en un recipiente hermético amplio y resistente a la congelación, lo introducimos bien cerrado en el congelador y, durante las 2 o 3 primeras horas (dependerá de la capacidad de congelación de cada congelador), lo iremos retirando cada 30 minutos para batirla con unas varillas eléctricas o enérgicamente con un tenedor. La idea es evitar la indeseable formación de cristales de hielo.

Mientras tanto, troceamos con las manos las galletas en trozos ni muy grandes ni demasiado pequeños (podemos reservar un par enteras para decorar). Reservamos.
Una vez mantecado nuestro helado, incorporamos los trocitos de galleta y removemos suavemente para repartirlas por todo el helado. Cubrimos con papel vegetal de hornear o film transparente, cerramos bien y volvemos a introducir en el congelador durante al menos 12 horas más.
Mantendremos nuestro helado en el congelador a -18ºC dentro de un recipiente hermético y cubierto con papel vegetal de hornear o film transparente para evitar la formación de cristales de hielo en la superficie. Retiraremos del congelador unos 5-10 minutos antes de servir.

http://pemberleycupandcakes.com/2014/08/05/helado-de-leche-con-galletas-maria/

Deja un comentario