Cucharadas llenas de naturaleza

En Nestlé están orgullosos de las materias primas que utilizan para elaborar sus alimentos infantiles. Trabajan estrechamente con sus proveedores para conseguir ingredientes naturales de gran calidad, deliciosos y seguros, pensando especialmente en los bebés.

Como consecuencia de ello, desde los campos y las granjas a la cuchara de tu bebé, tratan estos ingredientes con el máximo respeto y profesionalidad. Su meta es que cada cucharada que des a tu bebé tenga las máximas garantías de calidad y un sabor y textura natural que le hagan disfrutar del momento y esto es algo que, como mamás y papás es un plus a la hora de elegir el mejor alimento para nuestros pequeños.

Que no lo prepares tú no quiere decir que no tengas que saber todo lo que tiene y, especialmente, lo que no tiene. Cada vez que Nestlé elabora una receta, tiene una trazabilidad absoluta de todos los ingredientes. Conocen el origen exacto de cada alimento y todos los controles que ha superado para poder ser utilizado. Además, todas las materias primas ecológicas cuentan con su certificado BIO/eco específico. Para que un producto elaborado se pueda certificar ecológico, todos sus ingredientes y toda la cadena desde el origen deben certificarse también, es una gran garantía de naturalidad y sostenibilidad.

Las frutas que utiliza Nestlé en sus productos infantiles maduran en el árbol y, de modo similar, cada ingrediente se recolecta cuando está en su punto de maduración adecuado, así se consiguen sabores y texturas naturales con recetas limpias pensadas para tu bebé.

Todo el proceso de producción está orientado a respetar las cualidades naturales de los ingredientes, a preservar su calidad y propiedades y sin añadir colorantes ni conservantes. Detrás de cada cucharada hay un gran equipo de profesionales que piensan en tu bebé desde antes de la siembra y eso es una tranquilidad para nosotras.

Deja un comentario