Sillas plegables para viajar con niños

Ya tenéis preparada vuestra próxima aventura familiar pero incluye desplazamiento por carretera. Y con el equipaje al completo de la familia y todos los “por si acaso”, encajar el cochecito del bebé en el maletero del coche se ha convertido en una auténtica Misión Imposible. Pero ya no es tan bebé así que lo tienes decidido: ha llegado el momento de cambiar a la silla de paseo. ¿Por dónde empezar?

Antes de nada debes saber que son sillas mucho más ligeras y diseñadas para la segunda edad. El cochecito es el medio de transporte perfecto para el bebé durante sus primeros meses de vida y, aunque ya existen modelos de sillas de paseo adaptados para los recién nacidos, la verdad es que no suelen usarse antes de los cuatro meses. Eso sí, luego se convertirá en el medio de transporte que le acompañará durante más tiempo y junto al que vivirá más aventuras así que, apunta: es fundamental que sea ligera, práctica, resistente, manejable y fácil de limpiar. ¿Qué debes tener en cuenta antes de decidirte a comprar? Según la OCU tienes que mirar detenidamente:

  1. Arneses o cierres. Es importante que sean fuertes (para que el niño no pueda abrirlos) pero sencillos (para que los padres sí puedan acceder sin problema).
  2. Asiento. Si es para niños muy pequeños, debe reclinarse lo máximo posible.
  3. Cesta. Mira que sea accesible y que tenga buena capacidad.
  4. Accesorios. Muchos no vienen de serie y encarecen el producto. Eso sí, antes de comprarlos todos, piensa los que realmente vas a utilizar.
  5. Reposapiés. Lo mejor es que sea regulable para ayudar a mantener la postura correcta del niño.
  6. Manillares. Hay de dos tipos: barra horizontal o con dos empuñaduras. El primero es más cómodo y manejable con una sola mano. Pero las sillas que tienen el segundo tipo suelen ocupar menos espacio plegadas. Mira también si el manillar es regulable en altura, sobre todo si alguno de los padres es alto o muy bajito.
  7. Tapicería. La mejor opción siempre es extraíble, lavable y transpirable.
  8. Ruedas. Cuanto más diámetro tengan, mejor superarán los obstáculos, aunque, evidentemente, también ocuparán más.
  9. Frenos. Deben ser lo suficientemente eficaces como para impedir que la silla se mueva cuando esté parada en una pendiente. Y si actúan en las dos ruedas (en lugar de sólo en una) son más eficaces.
  10. Plegado. Tanto si es de tipo paraguas o tipo libro (que suelen tener el respaldo un poco más pequeño), debe ser cómodo y tener un mecanismo que impida que se cierre accidentalmente.

Bugaboo Ant: Es la gran novedad de la temporada. Con 7.2 kg de peso la marca presenta su carrito más ligero hasta la fecha y su plegado extra compacto (55 x 38 x 23 cm) que te permitirá usarla como equipaje de mano en la mayoría de aerolíneas. Pero aunque es ligera, soporta el peso de un niño de hasta 22 kilos y viene con una cesta de equipaje trasera y otro cesto de compras con un almacenamiento adicional combinado de 8kg. También podrás conducirlo y girarlo con una sola mano y escoger la dirección en la que mira tu pequeño, gracias a su silla reversible y reclinable. (499 €).

Inglesina Quid: Con un peso de 5,9 kg este modelo incorpora un asa de transporte que te permitirá llevarla a cualquier parte. ¡También en el avión! Porque es ultracompacta y sus medidas son exactamente las del equipaje de mano permitidas por la mayoría de las aerolíneas. Sus diseñadores han pensado en todo ya que se abre y cierra con una sola mano y lleva respaldo es reclinable, reposapiés regulable y capota extensible. (239 €).

Babizen Yoyo+: Puede plegarse, desplegarse, llevarse como un bolso, conducirlo con una mano, cabe en cualquier sitio y puede guardarse cómodamente e incluso subirse a la cabina del avión como equipaje de mano. La nueva versión del pack recién-nacido viene con un capazo totalmente plano para el recién nacido y un arnés de 5 puntos, la capota pop-up con 2 posiciones, un protector de pies y un reposacabezas. A partir de los seis meses, utilizando el mismo chasis, basta con cambiar el textil 0+ de recién nacido por el textil 6+, y el bebé se sentará en dirección de la marcha para empezar a descubrir el mundo. Su peso máximo es de 6,6 kg. (Desde 399 €).

MacLaren Quest Arc: De diseño deportivo su estructura de aluminio de calidad aeronáutica la convierte en una silla segura y duradera, de plegado tipo paraguas y fácil manejo por su peso (5,5 kg), con ruedas giratorias y manillar unido que podrás conducir con una sola mano. El asiento viene acolchado y transpirable y tiene cuatro posiciones de reclinación (queda totalmente en horizontal). La capota es extensible y los tapizados desmontables se pueden meter en la lavadora. Incluye una burbuja de lluvia Premium resistente también al viento. (345 €).

Chicco Ohlalà2: Sus 3,8 kg de peso la convierte en una de las sillas más ligeras del mercado, fácil de manejar para los padres pero acogedora para el bebé. El manillar unido facilita la movilidad máxima con una sola mano y el respaldo, con varias posiciones, es completamente reclinable. La funda se extrae y su sistema de plegado, de tipo libro, permite que se quede de pie. Incluye asa de transporte, impermeable y arneses acolchados para hombros. (149 €).

 

Deja un comentario