Unas vacaciones en Cádiz distintas

En un alojamiento rural en plena naturaleza

Cádiz enamora. Además de sus largas playas de arena fina y sus pueblos blancos de postal, tiene un paisaje natural increíble. Sus Parques Naturales son perfectos para disfrutar durante todo el año, especialmente en verano cuando sus costas son más visitadas. Tener el campamento base en el interior no es una mala opción para hacer excursiones, disfrutar del turismo activo y poder disfrutar de sus playas. Y más si es en un alojamiento tan especial como el Tamor del Llano.

Está situado en la Sierra de Grazalema, en pleno Parque Natural y a solo 4 km. del pueblo, en un lugar privilegiado entre Cádiz y Málaga. Se trata de una finca con una explotación ganadera ecológica, de ovejas de lana merina, en la que también se producen setas y castañas. Un balcón a la naturaleza desde donde explorar una región preciosa.

En medio de la naturaleza nos encontramos estos alojamientos con mucho encanto, sin televisión, perfectos para desconectar en familia. Tres tipos de habitaciones con mucho encanto, posibilidad de añadir cunas y camas supletorias, y un restaurante con productos locales donde poder hacer las cenas.

Lo mejor, su programa de actividades para familias inquietas. Vacaciones en familia y en la naturaleza es un pack de seis días con actividades orientadas para niños entre seis y doce años, en la que se incluyen rutas, talleres, salidas para ver las estrellas y equitación.

Para los aficionados, disponen de rutas a caballo durante todo el año, enoturismo y catas de vino y otros programas como Pilates o Yoga en la Naturaleza para desconectar durante un fin de semana cuidándonos. ¡Un alojamiento muy completo para disfrutar en familia

Deja un comentario