Barcelona, tan igual, tan distinta

Hace ya 18 años que me fui de Barcelona, emprendí mi aventura dirigiendo mis pasos a Madrid y ahí me establecí hasta hoy. Por circunstancias de la vida, he tenido que volver para pasar cuatro días por mi barrio y ¿Qué ha sido de mi barrio? ¡Madre mía! ¡Cuántos cambios!, la última vez que había venido de visita...

Hace ya 18 años que me fui de Barcelona, emprendí mi aventura dirigiendo mis pasos a Madrid y ahí me establecí hasta hoy. Por circunstancias de la vida, he tenido que volver para pasar cuatro días por mi barrio y ¿Qué ha sido de mi barrio? ¡Madre mía! ¡Cuántos cambios!, la última vez que había venido de visita…

Hace ya 18 años que me fui de Barcelona, emprendí mi aventura dirigiendo mis pasos a Madrid y ahí me establecí hasta hoy. Por circunstancias de la vida, he tenido que volver para pasar cuatro días por mi barrio y ¿Qué ha sido de mi barrio? ¡Madre mía! ¡Cuántos cambios!, la última vez que había venido de visita fue hace cuatro años y de todas las veces que he vuelto esta es la que he encontrado más novedades.

Siempre me ha gustado la ciudad de Barcelona, me parece una ciudad cosmopolita donde el modernismo, que antes me parecía lo más normal del mundo, destaca en cada rincón. Ahora me doy cuenta que no apreciaba suficientemente la suerte de poder ver cada día esas casas de Gaudí o de Jujol, para mi era lo cotidiano el pasar por delante de las curvas de la Pedrera y ahora echo de menos esos curvos paisajes urbanos.

la-pedrera

La Sagrada Familia siempre ha estado ahí y las grúas forman ya parte de su silueta junto a las altas torres, aunque también ha avanzado considerablemente esta obra incompleta de Gaudí. Al final voy a tener que entrar como un turista más para ver todas las nuevas construcciones del templo pagando entrada cual turista nipón ¡Con la de veces que he subido sus caracoladas escaleras hasta el final de la torre!

20141005_111808

O el mar, esa franja en el horizonte, cada vez más difícil de contemplar por los edificios que siguen construyendo delante de mi casa, pero no puedo evitar asomarme a la terraza y buscar esa línea azul a lo lejos.

el mar

Parecía que con las olimpiadas del 92 ya se habían hecho todos los cambios posibles, la ciudad se transformó por completo, se restauraron y limpiaron los edificios antiguos y se construyó todo un barrio nuevo, la Villa Olímpica. Pero es obvio que no quedó ahí la cosa y la ciudad se sigue transformando, reinventando continuamente, donde el diseño está presente en todos los detalles. Para los que hemos estudiado diseño, sin duda, Barcelona es un paraíso.

parque guell

¡Hasta los míticos “Encantes Viejos” o Fira de Bellcaire han dejado de tener el aspecto viejo de un rastro! Y no dudo que su nueva ubicación es mucho más cómoda, limpia y práctica. Pero aquí si creo que ha perdido su encanto a la hora de recorrer los puestos y buscar esas piezas de ocasión.

20141005_112155

20141005_112008

Este detalle de un semáforo muestra que el diseño está presente en todos los elementos urbanos.

20141005_112420

Parques, bibliotecas, nuevos edificios emblemáticos, en fin, que ahora miro Barcelona y por algunos sitios me cuesta reconocerla, pero ¡Me alegro tanto cada vez que vengo! Y siempre con la promesa de no dejar pasar tanto tiempo para volver.

20141005_112401

IMG_20141004_211547

Deja un comentario

Últimos comentarios (10)

  1. Cómo echo de menos Barcelona, no sabéis cuanto!
    Nací y crecí ahí, pero un buen día, mi padre nos llevo a toda la family a un pueblito bueno de la costa, huyendo del ‘ruido’.. Un pueblo muy bonito, pero que en invierno está más muerto que vivo. De eso hace 22 años..
    Y yo echo de menos encontrarme en cada esquina una castañera, pisar las hojas de los árboles y la decoración de la Navidad..
    La luz de la que hablas y la magia que tiene. Y el poder ir por la calle y que nadie te conozca!!! jeje, que queréis, soy de ciudad, y aunque lleve más años en el pueblito bueno, no me acostumbro a que todo el mundo te conozca… Un abrazo!

    estrellita--2
    7 noviembre, 2014 a las 10:19 am
  2. jajaja!!! Tal cual!!! Me imagino, mirando el mapa, mirando todo alrededor, disfrutando! ¡¡¡Te falto la maquina de fotos y la camisa hawaiana!!! 🙂

    varita-magica
    21 octubre, 2014 a las 2:33 am
  3. Gracias Vari

    De verdad, que pese a los motivos que me llevaron a tener que volver he disfrutado de mi ciudad.

    Aunque en el metro casi me sentía una guiri 🙂

    inma-er
    14 octubre, 2014 a las 4:16 pm
  4. Para la próxima seguro que nos vemos.
    Lo que espero ahora es que no pasen otros cuatro años 😉

    inma-er
    14 octubre, 2014 a las 4:15 pm
  5. Tengo la sensación que siempre es primavera en Barcelona, tiene una luz especial, seguro que reflejo de sus edificios

    inma-er
    14 octubre, 2014 a las 4:14 pm
  6. Que increíble es visitar la ciudad de uno con otros ojos, verdad! Se ve tan diferente, lo aprecias tanto mas. Me ha encantado visitar tu ciudad contigo hoy Inma! un besote 🙂

    varita-magica
    13 octubre, 2014 a las 5:39 am
  7. La verdad es que es preciosa. Y está llena de rincones mágicos… y sí, lo tenemos casi todo, mar y montaña. Me encanta tu post.
    Un abrazo Inma!

    alucinhada
    11 octubre, 2014 a las 9:08 pm
  8. Qué estupendo post para una ciudad que me aporta siempre tanto cada vez que voy mi querida Inma

    lolah
    10 octubre, 2014 a las 8:33 am
  9. La de veces que he pasado por La Rambla para ir a la escuela de diseño, siempre de forma rutinaria. Y, sin embargo, ahora no podía dejar de mirar, apreciar y disfrutar cada paso que daba.

    inma-er
    10 octubre, 2014 a las 5:12 am
  10. Me encanta Barcelona y tú aquí la muestras en todo si esplendor! Qué bonita ciudad, interesante y polifacética siempre. Siempre que voy me gusta recorrer la Vía Layetana y cogerme una tortícolis por ir admirando todas las fachadas maravillosas! jajaja 😉

    dra.-mami
    9 octubre, 2014 a las 9:06 pm