El Pardo en familia

Un plan campestre sin salir de Madrid

Ya es primavera y en casa no podemos esperar a salir de la ciudad por unos días. En vacaciones todo se ve distinto, pasar tiempo con la familia y disfrutar de la naturaleza recarga las pilas, y nos hemos propuesto mantener ese espíritu durante el resto del año, haciendo pequeñas excursiones cerca de casa que nos saquen de la rutina.

Un lugar que nos encanta es El Pardo. A unos pocos kilómetros del centro de Madrid, este pequeño municipio ofrece un montón de opciones para pasar un domingo de lo más entretenido.

Los Reales Sitios están cargados de historia y arte. El Palacio Real de El Pardo se puede visitar cada día con horario de verano, de 10 a 20 h., e incluso existe la posibilidad de hacer visitas guiadas donde nos enseñan todos los secretos de este palacio que es donde se alojan los jefes de estado extranjeros cuando visitan nuestro país.

Para los más pequeños, los jardines de estilo neoclásico son perfectos para un paseo, con sus laberintos para esconderse. A la entrada del Palacio de la Quinta hay una terraza ideal para el aperitivo, que suele estar concurrida durante todo el año.

El Monte del Pardo es un bosque de tipo mediterráneo maravillosamente conservado. Con lugares para hacer picnic, rutas para bicicleta y sencillos caminos para hacer con los más pequeños, no es difícil ver huellas de jabalíes o madrigueras de conejo en nuestro paseo. Y al caer la tarde, los ciervos se acercan a la valla que hay sobre el parking, cerca de la iglesia de El Cristo del Pardo. Un espectáculo de atardecer para los más pequeños, que buscan a Bambi entre los árboles. 

Deja un comentario