De ruta por las mejores librerías infantiles

Su intención es la de leer y hasta cogen el libro, pero en seguida se distraen y pierden el interés y la concentración. Fomentar en nuestros hijos el hábito de la lectura  es una tarea complicada pero debemos tener paciencia y persistir porque cada libro que leen les aportará lenguaje, conocimiento y se convertirá en un compañero indispensable que les ayudará a crecer. Hay librerías que ofrecen talleres de lectura, libros interactivos y que realizan cuentacuentos de forma creativa. Esta es la lista de las mejores.

El Dragón Lector

El 5 de marzo de 2004, Pilar Pérez y José Andrés Villota comenzaron con este proyecto, en principio familiar, con el objetivo de promover la lectura en niños y jóvenes. La ilusión que pusieron desde el primer momento hizo que la librería en poco tiempo se convirtiera en espacio de referencia. Hoy es el espacio perfecto para encontrar asesoramiento, en libros para bebés y  adolescentes, tanto en literatura fantástica como en temas específicos. Además, son conocidas las múltiples actividades que preparan para los niños relacionadas con la literatura: concursos literarios, talleres y cuentacuentos. Puedes consultar en su web su calendario de actividades.

Kirikú y la Bruja

¿Su filosofía? En esta librería infantil, situada en el distrito de Retiro, Están convencidos de que los libros son puertas y ventanas a otros mundos, al conocimiento, a la libertad, a la aventura… Y por eso piensan que, si buscan bien… ¡Siempre encontrarán un libro para cada niño! Talleres de lectura y escritura, cursos de cuentacuentos, actividades para días especiales… Todos los sábados pasan cosas en este espacio tan mágico. ¿Os lo vais a perder?

La Mar de Letras

Buscan otro tipo de literatura infantil porque consideran que:

  1. los niños son lectores inteligentes y dignos de respeto. Se merecen lecturas placenteras.
  2. La buena literatura para niños es imaginativa, creativa y lúdica.
  3. Un libro infantil no es material pedagógico, sino una obra literaria y artística.
  4. El libro ilustrado es la aproximación inicial del niño al mundo del arte y de la estética.
  5. La intención de un buen libro infantil no es estimular o explotar el desarrollo del niño.
  6. Tampoco enseñar o aleccionar sobre valores o ideologías.
  7. El valor de un libro no va en función de su mucha o poca letra, o de su número de páginas.
  8. Los libros no tienen edades, sino lectores (los niños nunca dejan de sorprendernos).
  9. Para elegir un buen libro para niños debemos despojarnos de nuestros prejuicios de adulto.
  10. La buena literatura para niños es también buena literatura para adultos.

Sin duda un decálogo de intenciones con el que estamos completamente de acuerdo. Pásate por su tienda o por su web con tus peques y disfrutar del mejor planazo para este fin de semana.

Deja un comentario