Cartas desde el confinamiento

Un mes en casa, otros quince días por delante y nuestra imaginación y creatividad para tener a los niños lo más entretenidos posibles a llegado a límites insospechados. Hemos conseguido adaptarnos a esta vida “in-side” y durante estos días apenas hemos tenido tiempo de darnos cuenta de cuánto echamos de menos a los que no están en casa.

Ahora que nuestra vida casera está organizada para vivir en confinamiento, nos empezamos a dar cuenta de que echamos muchos en falta, más allá de las llamadas , las calls y las videoconferencias, a nuestros padres y resto de familia, a nuestras amistades, a los compañeros de trabajo…

Por eso os proponemos una idea con la que sentiros más cerca de ellos, tener un ratito para vosotras y vuestros pensamientos y además darles una alegría enorme a vuestros seres queridos.

Que os parecería recuperar el género epistolar y escribir una carta al día a aquellos que echáis más de menos. A esa compañera con la que estás deseando tomar un café, a esa abuela que se muere por achucharos, a esa amiga con la que sueñas volver a salir y divertiros…

Escribir es un acto tremendamente terapéutico, y al ser cartas a seres queridos también se convierte en un momento íntimo, personal y de reflexión. Os dará la posibilidad de contar con calma vuestros pensamientos a la gente que más queréis, mantendréis un contacto original que además se conservará para el recuerdo y os aseguramos que conseguiréis sacar una profunda sonrisa al destinatario de vuestra carta.

¿Os animáis? Querido…

aveda

Deja una respuesta