beneficios de bailar salsa

Los ritmos rápidos, los pasos rápidos y el estilo latino son características del baile de salsa. Si bien es una noche divertida con amigos, también puede ser una excelente forma de mantenerse saludable y en forma.

Los ritmos rápidos, los pasos rápidos y el estilo latino son características del baile de salsa. Si bien es una noche divertida con amigos, también puede ser una excelente forma de mantenerse saludable y en forma.

Y la mejor parte es que el ejercicio no se siente como ejercicio porque te diviertes mucho haciéndolo. Estos son los 10 mejores beneficios de salud del baile de salsa:

Salud ósea y articular: ayudas para la danza en la prevención y el tratamiento de la osteoporosis para hombres y mujeres. Para las mujeres durante la posmenopausia, puede haber una disminución significativa en los niveles de estrógeno, que impide que el calcio se absorba en los huesos. Bailar también puede ayudar a mantener las articulaciones lubricadas para prevenir la artritis.

Pérdida de peso: la danza ejercita nuestros cuerpos para permitir una mayor circulación. Nos ayuda a quemar esas calorías, mientras mejoramos nuestra resistencia. Se estima que el baile quema entre 5 y 10 calorías por minuto, dependiendo de la velocidad y la intensidad.

Orientación muscular: la salsa se centra en ejercitar todos los principales grupos musculares. Los glúteos, los isquiotibiales, los cuádriceps, las pantorrillas y el núcleo se ejercerán de forma relativamente agresiva para realizar las diversas secuencias de pasos. La parte superior del cuerpo y los brazos deben mantener posiciones específicas, por lo que también recibirán un entrenamiento, aunque en menor grado.

Mantiene tu cuerpo «joven»: bailar es tremendamente beneficioso para mantenerte joven. Se ralentiza el proceso de envejecimiento inmensamente. Beneficia su corazón, sistema cardiovascular y capacidad pulmonar. El esfuerzo muscular y el ritmo de respiración de los bailarines que se presentan en una competencia de baile son equivalentes a los de ciclistas, nadadores y un corredor de 800 metros de nivel olímpico.

Reduce el colesterol: una nueva investigación ha descubierto que es necesario medir los niveles de colesterol bueno y malo al determinar su salud. Ayuda al baile en el control de los lípidos, que aumenta el HDL (colesterol bueno) y reduce el LDL (colesterol malo). El baile también es excelente para los diabéticos porque ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre.

Equilibrio mejorado: Equilibrarse en una posición puede ser fácil, pero el equilibrio en los numerosos tipos de posiciones involucradas en el baile es mucho más difícil. Los bailarines han dominado la capacidad de equilibrarse en varias posiciones. Esto fortalece nuestros músculos estabilizadores, al tiempo que protege nuestro núcleo y nos mantiene menos propensos a las lesiones en nuestra vida cotidiana. Bailar también ayuda en la coordinación y ayuda a fortalecer nuestros reflejos. Es una gran manera de mantener nuestro sistema nervioso central y el sistema nervioso periférico en plena forma mejorando la conexión de nuestros cuerpos con nuestra mente.

Relaciones personales más fuertes: ¿casado? ¿Problemas con la familia? Tú y tu pareja perdieron esa chispa? La danza es la respuesta. Le ayuda a relacionarse con los demás de una manera apasionada, honesta y única que no solo reavivará las emociones, sino que también promoverá la comunicación entre usted y su pareja.

Reforzar las habilidades sociales: el baile es recreativo y entretenido. Crea una vida social para nosotros, al tiempo que nos brinda la oportunidad de hacer nuevos amigos.

Mejora de la memoria: el baile mejora nuestra memoria al hacernos recordar pasos, rutinas y patrones de baile, convirtiéndolo en un gran ejercicio mental para nuestro cerebro. El gran beneficio es que el aumento del ejercicio mental mantiene su mente joven, rápida, alerta y abierta.

Mejora de la salud emocional, dicen en la escuela así se baila: la danza eleva nuestro estado de ánimo al elevar nuestros niveles de endorfinas. Esto es lo que nos permite sanar el estrés y la depresión: ¡dos de los mayores enemigos de nuestro sistema inmunológico! Nos ayuda a establecer nuestra autoconfianza y autodisciplina. Mejora la armonía entre nuestra mente y cuerpo, dándonos una sensación de bienestar.
 

Deja un comentario