Una fiesta temática para una merienda infantil

Merienda en la tribu es una fiesta de indios que preparé para que los niños pasaran una tarde inmersos en el lejano oeste y que fuera lo más real posible. Ellos mismos participa...

Merienda en la tribu es una fiesta de indios que preparé para que los niños pasaran una tarde inmersos en el lejano oeste y que fuera lo más real posible. Ellos mismos participa…

Merienda en la tribu es una fiesta de indios que preparé para que los niños pasaran una tarde inmersos en el lejano oeste y que fuera lo más real posible.Ellos mismos participaron en hacer muchas de las manualidades que necesitaba para crear la ambientación. Diseñaron sus disfraces y fabricaron algunos accesorios como las flechas, cintas, carcaj, etc. La verdad es que nos lo pasamos genial y ellos tuvieron una tarde súper original. ¿Os apetece ver nuestra merienda?

La puesta en escena incluía:

  • Un tipi que hize fácilmente con palos, telas y anudados con lana.
  • Unos carteles donde escribí los nombres de tribus de indios americanas.
  • Unos palos y unas guirnaldas de flecos de tela para dar color.
  • Una alfombra sintética apoyada en palos simulando una piel secándose al sol.
  • Un caldero lleno de chocolate caliente.
  • Caza sueños hechos a mano.
  • Y unos cactus de esparto que daban el último y más auténtico toque.

Los collares los compré hace años en Rio de Janeiro y los guardo con mucho cariño y cuidado, pero era el día perfecto para dejarselos a los niños. Parecían hechos para la ocasión de lo bien que quedaban con el entorno. A las niñas les hice un par de trenzas a los lados de la cabeza y encima de las gomas del pelo les coloqué unos lazos para que quedara todo más ‘indio’.

Los niños no necesitan mucha ayuda para meterse en el papel y crear sus propias aventuras (como imaginar a “los malos” detrás de los matorrales) pero lo que no esperaban es que llegase un verdadero vaquero con su caballo al que consiguieron atar a un árbol.

La merienda, muy sencilla y al gusto de los niños, estaba expuesta sobre troncos y maderas, lo más indígena posible… y había de todo, dulce y salado. Pizzas y chocolate, mucho chocolate!!

La merienda acabó en cena, el campamento destruido y sus caras mezcla de pintura, chocolate y agotamiento indicaban que los pequeños protagonistas se lo habían pasado muy pero que muy bien.

Seguro que después de leer este post os apetece también conocer cómo hice esta fiesta. Tenéis todos los detalles del making ofaquí.

http://www.sracricket.com/merienda-en-la-tribu/

Deja un comentario