Originales botes con sal de colores. Manualidad para niños

¿Conocéis los mandalas budistas? Cómo los monjes emplean varios días creando y elaborando enormes dibujos con arena de colores, para que después se lo lleve el viento. Así recue...

¿Conocéis los mandalas budistas? Cómo los monjes emplean varios días creando y elaborando enormes dibujos con arena de colores, para que después se lo lleve el viento. Así recue…

¿Conocéis los mandalas budistas? Cómo los monjes emplean varios días creando y elaborando enormes dibujos con arena de colores, para que después se lo lleve el viento. Así recuerdan lo etéreo de la vida. Esta manualidad que hoy os traemos es totalmente lo contrario. Un bote con originales paisajes que durarán toda la vida decorando las habitaciones de los peques. ¡Se lo pasarán en grande!

Materiales:
– Sal fina
– Colorantes de cocina
– Botellas o botes de conservas vacíos (es fundamental que tengan tapa)
– Una brocheta de madera y una cuchara

Elaboración:
1. Repartimos la sal en varios botecitos. En cada uno de ellos echamos unas gotitas de colorante. Cada uno de un color. Los cerramos y agitamos con ganas, hasta que la sal quede completamente tintada. Si queremos que el color sea más fuerte, le añadimos más colorante.
2. Una vez tenemos nuestra sal de colores, ahora sólo nos queda ir poco a poco metiéndola en la botella o bote que queramos usar. Hay que ir color a color, para que no se nos mezclen todos.

3. Podemos utilizar la brocheta y la cuchara (tal y como se muestra en las imágenes) para mezclar y hacer formas originales con la sal.
4. Cerramos nuestra obra maestra ¡y listo!

Fuente:familyfun.go.com

Deja un comentario

Últimos comentarios (2)

  1. garrafas decoradas com sal colorido..
    Adorei esta atividade que serve tanto para os pequenos como para os adultos . Obrigada por compartilhá-la .

    magalifervenca
    5 enero, 2015 a las 11:04 pm
  2. Genial!! Una gran obra de arte para los peques.
    Me ha gustado mucho esta idea, es una forma de entretener a los niños, fácil de hacer y sin peligros.
    Me la apunto, para este verano en horas punta de calor que no te apetece salir o en invierno con el frío es genial para mantenerlos quietos y a gusto creo que les encantará la idea, ya os comento.

    yolla
    29 julio, 2010 a las 12:40 pm