¿Cuándo dar de comer a un bebe?

Ir introduciendo nuevos comestibles a la dieta de su bebé puede llegar a convertirse en una experiencia amena mas difícil al unísono. Ahora que su bebé está medrando, precisará diferentes géneros de nutrientes, los que no van a poder encontrarse en la leche materna o bien en la leche de fórmula. Mas

Ir introduciendo nuevos comestibles a la dieta de su bebé puede llegar a convertirse en una experiencia amena mas difícil al unísono. Ahora que su bebé está medrando, precisará diferentes géneros de nutrientes, los que no van a poder encontrarse en la leche materna o bien en la leche de fórmula. Mas

Empezando a Darle al Bebé Alimentos Sólidos

Cuando su bebé tenga más o menos 6 meses de edad, normalmente ya va a estar preparado/a para comenzar a consumir alimentos sólidos para bebé. Ya antes de esta etapa, la leche o bien la fórmula fortificada le aportarán a su bebé todo cuanto precisa en términos de alimentación y de necesidades de calcio.

Además de esto, antes de que el bebé cumpla su primer año de vida, su sistema digestivo no estará totalmente preparado para comenzar a consumir comestibles sólidos. El hecho de empezar a darle a su bebé comestibles sólidos antes que cumpla esta edad asimismo incrementará el riesgo de probar una reacción alérgica ante ciertos alimentos y también icrementará el tiempo que su bebé necesitará para pasar de ser alimentado/a con cuchara a que pueda alimentarse solo/a.

No obstante, dado a que los bebés generalmente se vuelven frágiles para comer a lo largo de esta etapa, el hecho de lograr que su bebito/a empiece a ingerir alimentos sólidos podría llegar a convertirse en un reto.

Por otro lado, también es digno de remarcar que cuando su bebé comience a consumir comestibles sólidos, su materia fecal podría llegar a mudar de color y de olor; generalmente, la misma va a despedir un olor más fuerte y va a ser menos acuosa.

¿De qué forma Podré Darme Cuenta de que Mi Bebé Está Listo para Comenzar a Consumir Comestibles Sólidos?
Frecuentemente, los bebés les aportan indicios a sus padres que les dejan percatarse del instante en el que están preparados para empezar a comer alimentos sólidos. Los siguientes signos son buenos indicadores de que su bebé estará dispuesto para dar este paso:

Tiene control de su cabeza: su bebé va a ser capaz de sentarse erguido y de mantener la cabecita en esa posición durante un largo rato.
Su bebé se sentará de forma segura cuando tenga el apoyo adecuado.
El «reflejo de extrusión» cesará: su bebé ya no usará su lengua para sacar de su boca la leche o bien la leche de fórmula.
El incremento de peso de su bebé va a ser significativamente notorio.
Su bebé tendrá mucho apetito.
Va a dejar ver movimientos de masticación. La lengua y la boca de los bebés se desarollan al tiempo que su sistema digestivo, al igual que su dentición.
Va a mostrar curiosidad por el alimento que ingieren los adultos.
¿Cuánta Cantidad de Alimento Debe Consumir Mi Bebé?
Cuando comience a darle a su bebé comestibles sólidos, empiece con una ración diaria. Déle de comer cuando sea conveniente tanto para usted para su bebé: asegúrese de no estar presionada por los horarios o de que su bebé no se sienta irritado o fatigado.

El hambre de los pequeños puede variar de una alimentación a otra. Trate de descubrir signos que dejen entrever que su bebé ya no desea comer más, como por ejemplo:

Cuando se incline o bien acueste hacia atrás.
Cuando gire su cabecita hacia otro lado. Si su hijo/a recharazara el alimento, no lo obligue a comerlo. El hecho de forzarlo a comer algunos comestibles podría ser muy molesto para un niño y podría provocar posteriores problemas relacionados con la nutrición. Intente introducir el nuevo alimento de nuevo, dejando pasar una semana o bien más.
Cuando el bebé no abra la boca. En ocasiones, los bebés precisan un extenso período para masticar y tragar sus alimentos, es por este motivo que debería aguardar y asegurarse de que su bebé realmente haya harto su hambre.
Cuando muestre desinterés cara los comestibles.
Para cuando su bebé haya cumplido los 8 meses de edad, debería estar consumiendo 3 comidas sólidas al día.

Guía de Alimentación Alimenticia: ¿Que Debería Estar Comiendo Mi Bebé?
El hecho de lograr que su hijo/a coma alimentos saludables es esencial para asegurarse de que esté consiguiendo la alimentación que necesita para desarrollarse apropiadamente; es por esta razón que es tan importante fijar hábitos alimenticios saludables en la vida de su hijo/a. Asegúrese de que su hijo/a consuma una gran pluralidad de alimentos procedentes de la pirámide alimenticia de guía.

Entre los cuatro y los seis meses de edad, los mejores alimentos sólidos que debería introducir en el esquema de nutrición diario de su hijo/a serían los cereales fortificados con hierro. Debería cerciorarse de que el cereal no tuviera frutas ni vegetales, debido a su alto contenido de azúcar. 

El cereal de arroz es un buen alimento para un pequeño que recién empieza a comer comestibles sólidos, puesto que el mismo está libre de glúten y además de esto presenta poquísimos peligros de provocar alergias. Otra cosa que podría hacer es entremezclar el cereal con leche para lograr que exactamente el mismo se vuelva semi-líquido y que sea más simple de digerir. 

Además de esto, debería intentar nutrir a su bebé usando una cuchase de goma o una cuchara con los bordes de goma, a fin de evitar lesionar sus encías. Si su bebé no pareciera estar interesado/a en los cereales, deje que los huela y que los saboree utilizando sus propias manos. Jamás añada alimentos sólidos en una mamadera con leche, en tanto que esto podría hacerlo correr el riesgo de atragantarse y además de esto confundiría los dos procesos: el de consumir comestibles líquidos y comestibles sólidos.

Desde los 5 a los siete meses de edad, comience a nutrirlo con vegetales, los que son una genial fuente fibras, como por ejemplo: los guisantes, los calabacines, los frijoles verdes o bien amarillos, así como también las zanahorias y las papas. Mezcle o bien haga un puré con todos y cada uno de los comestibles para que exactamente los mismos sean simples de digerir.

Desde los siete a los 12 meses de edad, sería un muy buen momento para comenzar a introducir en la dieta de su hijo/a fuentes de proteínas, tales como: pollo pisado o molido u otra clase de carne molida o machacada, como asimismo productos lácteos, semejantes como: yogur y queso. Los comestibles que pueden servirse con los dedos, tales como: las galletitas sin sal y las cortezas de pan son otros comestibles que su bebé ahora va a poder digerir con sencillez.

Recuerde que aun, luego de que su bebé haya comenzado a ingerir comestibles sólidos, debería alimentarlo con leche materna hasta el momento en que su hijo/a cumpliera un año; con el objetivo de proporcionarle una fuente suplementaria de vitaminas, hierro y proteínas.

Asegúrese de limitar la ingesta de comestibles grasos, como por ejemplo; las papas fritas y la manteca, como también la de comestibles con alto contenido de azúcar, como por ejemplo: la gelatina y los jugos de frutas durante el primer año de vida de su bebé; a fin de asegurarse de que su dieta sea saludable y de que contenga todos y cada uno de los nutrientes precisos a fin de que su hijo/a crezca y se desarrolle adecuadamente.

Por otra parte, debería evitar agregar a la dieta de su hijo/a, alimentos que podrían hacerlo/a correr riesgo de atragantarse, tales como: palomitas de maíz, nueces, semillas y pescado con espinas. Tampoco debería darle de comer comestibles que pudieran ocasionarle alguna reacción alérgica, entre los que se incluyen: los maníes y la manteca de maní, los cuales habrían de ser evitados al menos durante el primer año de vida de su hijo/a.

Los signos de alergia hacia alguna clase de alimento incluyen: sarpullido, vómitos, diarrea, dolor de estómago y dificultades respiratorias. Si sospechara de que su hijo/a podría llegar a ser alérgico/a a cierto comestible, debería hablar con su pediatra de manera inmediata.

¿Cómo Puedo Ayudar a Mi bebé a Desarrollar Hábitos Alimentarios Saludables?
Aquí contamos ciertos consejos prácticos sencillísimos que la van a ayudar a asegurarse de que su bebé está alimentándose saludablemente:

No sobrealimente a su bebé.

No fuerce a su bebé a comer, si éste/a no tuviera ganas de hacerlo.

Asegúrese de que la dieta de su bebé sea saludable y de que contenga un equilibrio entre vegetales, hidratos de carbono, frutas, y un tanto o bien casi nada de grasas o azúcares.

No le dé demasiado líquido a su bebé.
Déle de tomar no más de 16 a veinticuatro onzas de leche por día, y no más de cuatro a seis onzas de jugos de fruta.

Asegúrese de que su bebé no se atiborre comiendo entremeses poco saludables.

Sostenga el tamaño de las porciones de comida bajo control. Una ración típica para un bebé debería ser aproximadamente una cuarta parte de la ración de un adulto.

Información portada por el blog: BebePlaneta

Segunda parte del artículo: ¿Qué alimentos evitar para un bebe?

Nestum

Deja un comentario