Comprometidos con la sostenibilidad

Ser padres hace que nuestra sensibilidad hacia el mundo que nos rodea crezca. Pensar en el mundo que dejaremos a nuestros hijos empieza a formar parte de nuestra cotidianidad y nuestra forma de vida.

Por eso, intentamos buscar marcas que tengan esa sostenibilidad que buscamos y hacer posible un mundo más “ecofriendly”. Nestlé es una de ellas, empezando por lo más visible, sus envases.

¿Sabías que han creado el Instituto de Ciencias del Embalaje? Creado en el 2018, su objetivo es descubrir y desarrollar soluciones de embalaje funcionales, seguras y respetuosas con el medio ambiente; así ninguno de sus envases, incluidos los plásticos, terminará en la naturaleza, particularmente en nuestros ríos y océanos, y tampoco en vertederos o como basura. También han adquirido el compromiso de lograr que el 100% de sus envases sean reciclables o reutilizables en 2025.

Pero la sostenibilidad y el compromiso de Nestlé no se ha limitado solo a los envases. Todo el proceso desde el origen a lo largo de las distintas etapas para obtener un alimento envasado debe tener esta misma mentalidad de respeto por el medio ambiente, evitando la generación de residuos y gestionando adecuadamente los inevitables. Con ese propósito, en los 10 centros de producción de Nestlé en España, de 2010 a 2018, consiguieron reducir en un 90,6% los residuos a vertedero generados en sus centros, pasando de 3.380 toneladas en 2010 a 316 toneladas en 2018. Su objetivo es que en 2020 se generen 0 residuos, cosa que ya es una realidad en 5 de esos centros de producción.

Promover los productos certificados ecológicos, como su gama NATURNES BIO de alimentos infantiles, es otra manera con la que NESTLÉ busca avanzar en esta visión por un mundo más sostenible.

 

Deja un comentario