Cómo se prepara una papilla

Las papillas de cereales: el primer paso para hacerse mayor

Tras los primeros meses de vida de nuestro pequeño, llega el momento de comenzar a comer papillas. A partir de los 4 meses, las papillas de cereales sin gluten suelen ser el primer alimento que se introduce en la dieta del bebé como inicio de la alimentación complementaria, siempre siguiendo las indicaciones del profesional de la salud.

Estas papillas suelen ser el primer alimento que se ofrece al bebé tras el periodo de lactancia y por eso es frecuente que surjan muchas dudas a la hora de introducir un alimento distinto a la leche.

Al ofrecerle al bebé un nuevo sabor, es recomendable empezar con una o dos cucharadas pequeñas dos veces al día y aumentar gradualmente la cantidad hasta que el bebé esté acostumbrado al sabor.

La papilla de cereales, preparada con la leche que el bebé toma habitualmente, constituye una comida completa que se le puede dar al bebé para desayunar, comer o cenar. Su preparación es muy sencilla, más aún si te decantas por la gran variedad de papillas NESTUM. En todos sus envases viene un paso a paso ilustrado y sencillísimo para que prepares unas papillas con las cantidades exactas y salga perfecta tanto en textura, sabor y por supuesto, con la cantidad adecuada de nutrientes.

Para preparar las papillas NESTUM con cuchara, verteremos en un bol o plato 160ml de leche tibia* y añadiremos 25g, el equivalente a 4 o 5 cucharadas soperas, de la variedad que hayamos escogido. Por último, removeremos con un tenedor y la papilla ya estará lista, sin necesidad de cocción.

*Leche materna o la que el bebé tome habitualmente.

Nota importante: La leche materna es el mejor alimento para el lactante durante los primeros meses de su vida y, cuando sea posible, será preferible a cualquier otra alimentación.

 

Deja un comentario