Cómo elegir la cuna de tu bebé

No es una tarea sencilla y para tomar la decisión más adecuada tendrás que hallar el perfecto equilibrio entre comodidad, estética y seguridad. Además, también influye la educación que decidas darle ya que, si optáis por el apego, lo mejor será una cuna de colecho. Si os gustan los clásicos tendréis que haceros con un moisés y, si pensáis en el futuro mejor una cuna evolutiva.


Cuna blanca con barrotes e impresión de estrella (€) Maison du Monde.

La seguridad es lo primero

Lo fundamental es el bienestar del bebé y para ello, lo primero que debes tener en cuenta es que la cuna cumple con la normativa de la Unión Europea que vela por la seguridad en los muebles de ámbito infantil. Si la cuna se ajusta a la norma vigente habrá pasado una serie de pruebas que garantizan la resistencia del mueble. Por ejemplo, la distancia entre los barrotes debe medir entre 45 y 65 centímetros para que el bebé pueda sacar el bracito pero no quedarse atascado con el torso. También está regulada la altura de los laterales y de los cabezales y la medida de las lamas del somier. La norma además recomienda que haya poco espacio entre el colchón y los laterales y frontales de la cuna para impedir que el niño meta la mano o el pie y se quede atrapado. Esto es muy importante aunque complica la labor de remeter las sábanas.

Cuna con cajones, cambiador y dos opciones: cama nido o cajones. La podrás convertir en una cama de 190×90 con cama nido o cajones,
una mesita de noche a conjunto y una bonita mesa de escritorio (1.220 €) Kenay Home.

¿Qué debes tener en cuenta?

Sobre todo que sea cómoda y segura. Respecto a los materiales, lo normal es que sea de madera (es el mas higiénico) y que se haya utilizado pintura no tóxica (por la tendencia de los bebés a chuparlo todo) pero debe cumplir estas condiciones: Que sea amplia para que, según vaya creciendo, tenga suficiente movilidad. Que la plataforma en la que se apoye el colchón tenga dos posiciones. La primera, a media altura, la utilizarás cuando sea bebé y te ayudará a dejarle cómodamente cuando se quede dormido. La segunda altura la debes utilizar cuando ya pueda ponerse de pie para evitar que se caiga. Las paredes deben estar forradas por barrotes mientras que las paredes del cabecero y los pies deben ser paneles enteros. Y antes de colocar al bebé hazte con una chichonera (¿Has visto las de Wombat Kids?) que evite golpes innecesarios. El colchón siempre debe ser rígido, nunca blando. Debes evitar que el bebé se pueda hundir o ahogarse.

Cuna de colecho por la noche y cuna de día gracias a su lateral extraíble que se puede poner o quitar fácilmente.
También es un parque y Sofá/Juguetero (299 €) Cotinfant para El Corte Inglés.

Cuna colecho

Son las cunas que permiten que el bebé duerma a tu lado ya que una de sus barreras laterales queda descubierta para que pueda acoplarse perfectamente junto a la cama donde duerme la mamá. ¿Ventajas? Tendrás controlado al bebé durante la noche sin necesidad de levantarte. Es perfecto para las madres que optan por la lactancia natural. Si le toca una toma en plena noche, no hace falta que te levantes a cogerlo es suficiente con acomodarlo a tu lado. Con estas cunas se reduce probabilidad del síndrome de muerte súbita (SMSL) en el recién nacido porque descansa en su propio espacio pero siempre a tu lado. Por el día, puedes levantar el lateral y desplazarla a cualquier otro sitio de la casa.

Moisés de ratán (179 €) Zara Home.

El moisés

El moisés es perfecto para las primeras semanas de vida. Es mucho más económico que la minicuna, es más sencillo de desplazar y el bebé se sentirá más protegido y recogido, pero en cuanto crece hay eu pasarlo a la cuna primero por problemas de espacio y segundo, porque puede llegar a caerse si comienza a moverse mucho.

Deja un comentario