Cereales infantiles NESTLÉ y grano completo (más que fibra)

Siempre hemos escuchado que, durante los tres primeros años de vida, los bebés experimentan cambios extraordinarios en términos de desarrollo físico, crecimiento de órganos y maduración, así como el desarrollo de preferencias alimentarias que pueden tener un impacto en la salud a largo plazo.

Siempre hemos escuchado que, durante los tres primeros años de vida, los bebés experimentan cambios extraordinarios en términos de desarrollo físico, crecimiento de órganos y maduración, así como el desarrollo de preferencias alimentarias que pueden tener un impacto en la salud a largo plazo.

Este rápido crecimiento y desarrollo conlleva necesidades nutricionales extremadamente altas durante la lactancia y la infancia. ¿Sabéis que los bebés necesitan 2,3 veces más energía que los adultos por kilo de peso, y las necesidades de hierro son 5,5 veces más altas? Para cubrir estas necesidades, es necesario una nutrición adecuada que se lo aporte, y los cereales infantiles son una opción idónea para ello, ya que incluye estos nutrientes en las cantidades necesarias para su edad.

El grano del cereal está formado por 3 componentes: el endospermo que supone el 50-85% del cereal, el salvado o cobertura externa que cubre entre un 10-14% del cereal y el germen que aporta aproximadamente el 3%.

Pues bien, la mayoría de los productos a base de cereales se hacen solo con 1 de las 3 partes del cereal, el endospermo, parte más rica en carbohidratos o hidratos de carbono. Existen también productos a base de cereales los que conocemos como “integrales” a los que, a parte del endospermo se le añade únicamente salvado que posee un elevado contenido en fibra. Algunos otros que adquieren también la denominación de “integral” no contienen germen de trigo, un componente con elevado contenido en grasas no saturadas, proteínas y vitaminas.

En realidad, para que un alimento contenga grano completo, debe contener las tres partes del cereal; endospermo, salvado y germen, en las mismas proporciones que se encuentra en la naturaleza. Las nuevas papillas NESTLÉ contienen Grano completo y aportan toda la riqueza del cereal contribuyendo así a un mayor aporte de fibra.

Una introducción temprana de cereales de grano completo, junto a una dieta variada, también contribuye al desarrollo de unos hábitos alimentarios saludables. Así, un bol de papillas de cereales Nestlé 5 cereales y 8 cereales aportan 8 g de grano completo (o el 32%* de las cantidades recomendadas) y entre un 35-45% de las recomendaciones diarias** de fibra.

Las nuevas recetas de NESTLÉ de cereales infantiles además de seguir siendo 0% azúcares añadidos***, han reducido el contenido de azúcares totales hasta un 78% respecto a las recetas anteriores e incorporan grano completo estando muy por debajo de las recomendaciones de la OMS contribuyendo a una mejor nutrición y a la educación en hábitos saludables que ayuden a un mejor desarrollo y crecimiento. Por ejemplo, la nueva variedad sin gluten, contienen 1g de azúcares totales por ración.

* Por ración de 200 kcal (25g de papilla de cereales con gluten). Recomendación diaria obtenida por extrapolación en base a la recomendación de la AAP (2006). 1 año = 16 g/día; 2 años = 24 g/día**Contienen azúcares naturalmente presentes. Exceptuando la variedad 8 cereales miel

** De acuerdo a las recomendaciones D-A-CH (2000) y EFSA (2010): Recomendación diaria de fibra: 5g/día + peso (kg). Para niños menores de 1 año el peso en kg se considera 0.

*** Excepto en la variedad Sin gluten y 8 cereales con cacao

Deja un comentario