Un paseo con los niños al día. Cómo aprovecharlo

Poco a poco vamos llegando a esta “nueva normalidad” en la que por un ratito podemos disfrutar del aire libre en familia. Pero sabemos que el tiempo y el espacio de ese paseo ha de ser limitado y no por todas partes.

A pesar de que esto limita un poco nuestras posibilidades , hay muchas formas de hacer que los niños disfruten de ese ratito en la calle.

Si tenemos la suerte de vivir en una zona fuera de las ciudades o con grandes zonas ajardinadas, la bici, los patines y el resto de artillería de juguetes de calle serán suficientes para que pasen un buen rato.

Pero si por el contrario vuestra zona de paseo está limitada a calles de ciudad donde no hay condiciones suficientes para disfrutar de los juguetes de ruedas, las pequeñas cosas son las que pueden hacer de ese paseo un momento igual de agradable que pedalear por el campo.

Si vuestros hijos tienen cierta edad:

Estos paseos diarios son perfectos para, en primer lugar inculcarles el gusto por pasear y observar, y en segundo lugar para ¡hablar con ellos!. Aprovechar este tiempo en la calle para deambular tranquilamente con vuestros hijos por la ciudad y hablar con ellos fuera del bullicio de la casa, sin deberes, ni teletrabajo, ni video llamadas. Descubriréis sus interés , sus preocupaciones , su estado emocional y además instauraréis una bonita costumbre como es darse un paseo con mamá, algo que siempre viene bien más allá de confinamientos, fases y edades.

Para los más chiquitines :

La calle puede convertirse en toda una aventura. Aprovechar esos paseos para fomentar su capacidad de observación, jugar con ellos a buscar algo en la calle, a reconocer colores, a observar a las palomas. Probar a bajar a la calle con una lupa, o unos prismáticos y convertiréis la hora del paseo en la más esperada del día.

 

aveda

Deja una respuesta