Un diario para el recuerdo y ¡para tu equilibrio mental!

Según pasan los días el confinamiento puede empezar hacer mella en nuestro ánimo y en nuestra paciencia. Pero de nada sirve lamentarse, tenemos que estar fuertes y con una buena actitud, no solo por nosotras sino también para mantener el ánimo familiar.

Desde CharHadas no dejaremos de recomendaros pequeños “trucos” para llevar esta situación extraña y excepcional de la mejor manera y uno de ellos es sencillo, entretenido y además , dentro de algún tiempo , se convertirá en un curioso recuerdo de lo que fue “vivir un confinamiento”.

Se trata de escribir un diario, quizás os parezca algo adolescente e inútil pero no es así. A lo largo del día, vuestra cabeza pensará miles de cosas, además de las puramente logísticas para mantener la familia, los deberes, el trabajo y la casa en orden…

Pero es normal que en algunas horas del día el ánimo baje, los pensamientos se conviertan en más negativos y nos dejemos llevar a pensar que la situación es aún pero de lo que realmente es.

Por eso es muy buena idea escribir un diario al final del día. Cuando los niños estén dormidos, busca un tiempo y un lugar solo para ti y escribe cómo ha ido el día…

Es un momento perfecto para analizar con tranquilidad como van las cosas, que ha pasado ese día, que has pensado y por qué… Y al escribirlo y releerlo te darás cuenta de que no es tan horrible, ni tan cansado, ni tan triste, que todos los días pasa algo , por pequeño que sea, bueno , divertido o curioso y que un día escrito ¡es un día menos!

No solo te subirá el ánimo para irte a la cama más calmada sino que , en unos meses, podréis leerlo y recordar que hacías, que pensabais y como estabais en estos días que esperemos que muy pronto se conviertan en simplemente una historia para el recuerdo.

Deja un comentario