Porcelana para una Sonrisa Perfecta

Últimamente a nadie sorprenderá ver que los famosos lucen sonrisas blancas impolutas y con unos dientes bien alineados y simétricos. Pues bien, no es oro todo lo que reluce, y por mucho que nos quieran vender esa imagen de perfección, en realidad son unos simples "mortales" como tú y como yo, salvo que ellos...

Últimamente a nadie sorprenderá ver que los famosos lucen sonrisas blancas impolutas y con unos dientes bien alineados y simétricos. Pues bien, no es oro todo lo que reluce, y por mucho que nos quieran vender esa imagen de perfección, en realidad son unos simples "mortales" como tú y como yo, salvo que ellos…

porcelana dental

Últimamente a nadie sorprenderá ver que los famosos lucen sonrisas blancas impolutas y con unos dientes bien alineados y simétricos. Pues bien, no es oro todo lo que reluce, y por mucho que nos quieran vender esa imagen de perfección, en realidad son unos simples «mortales» como tú y como yo, salvo que ellos tienen recursos para acercarse a esa imagen de perfección. El secreto de los famosos y sus sonrisas no está en la naturaleza, (salvo afortunadas excepciones), sino que reside en un tratamiento dental orientado a la estética: Las carillas de porcelana.
 

¿Qué son las carillas?

Vamos por pasos. Las carillas de porcelana son un tipo de carillas dentales que se fabrican en porcelana, valga la redundancia. ¿Y qué son las carillas dentales? Pues una especie de dientes artificiales que se pegan firmemente a los dientes naturales para ofrecer el aspecto deseado. Con las carillas puedes incidir en el color, la forma y el tamaño de los dientes, y así se puede conseguir precisamente esas sonrisas tan espectaculares que vemos por televisión.

Hay varios tipos de carillas dentales, aunque los principales son las de composite y las de porcelana. En este artículo vamos a centrarnos en las carillas de porcelana, que son las más utilizadas entre las estrellas.

Se trata de las carillas más caras del mercado (faltaría más), pero también las de mejor calidad. Tienen una duración de entre 12 y 15 años aproximadamente y son más resistentes que las de composite (que es una resina similar a la de los empastes dentales). Esto quiere decir que van a aguantar mucho mejor el paso del tiempo, el desgaste por el uso y la abrasión de las comidas y bebidas que poco a poco van atacando el esmalte dental y mermando su color y forma.
 

¿Cómo se ponen?

En cuanto al procedimiento de colocación, las carillas de porcelana convencionales tienen un grosor de 1 mm aproximadamente, por lo que requieren que los dientes del paciente se tallen para reducir su tamaño y así encajarlas adecuadamente en ellos sin que queden muy grandes o no entren bien en su puesto.

La reducción del esmalte dental se realiza con herramientas que van limando el diente, y una vez realizado este limado, el esmalte ya no volverá a crecer de nuevo, por lo que las carillas quedarán encajadas siempre en su sitio. Después de reducir el esmalte, el dentista toma unos moldes de la dentadura para enviarlos a un laboratorio y que diseñen las carillas de porcelana a medida. Mientras tanto, para compensar la reducción dental, se colocan unas carillas de composite tradicionales a la espera de que se terminen de fabricar las de porcelana definitivas. Cuando ya están fabricadas, el paciente vuelve a la clínica y se le retiran las carillas provisionales, se le prueban las de porcelana, y si todo está bien, se le fijan definitivamente.

Una vez colocadas, el paciente puede usar su dentadura normalmente, siempre teniendo presente que algunas acciones pueden dañar las carillas, como por ejemplo recibir un golpe practicando deporte o morderse la uñas.

¿Cuánto valen?

Su precio va por carilla individual, y ronda los 400€ por cada una.

Espero que este artículo te haya gustado, si es así, te agradecería que los compartieras con los tuyos. 😉

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario