Hemorroides en el embarazo

Para nosotras las mujeres, una de las mayores molestias es tener hemorroides en el embarazo, ya que en muchos casos puede producirnos hasta miedo de ir al baño. Y este tipo de sensaciones cuando estamos embarazadas no son positivas, ni para la salud de la madre, ni para la de el bebé.

Para nosotras las mujeres, una de las mayores molestias es tener hemorroides en el embarazo, ya que en muchos casos puede producirnos hasta miedo de ir al baño. Y este tipo de sensaciones cuando estamos embarazadas no son positivas, ni para la salud de la madre, ni para la de el bebé.

Cuando se tienen hemorroides en el embarazo es vital saber cómo tratarlas, pero para ello debemos estar informadas de qué se trata.

Las hemorroides son venas inflamadas ubicadas en la zona rectal, normalmente varían en cuanto a su tamaño pueden ser pequeñas como un grano de arroz o grandes como una uva.

Ellas están en la parte interior del recto o en la parte exterior produciendo una pequeña comezón, también pueden ser muy dolorosas, pero en el peor de los casos, si no se tiene cuidado puede llegar a producir una hemorragia rectal durante evacuación.

Las hemorroides en el embarazo pueden ser producidas por el estreñimiento, también por el aumento del tamaño del útero y del proceso hormonal de la progesterona, es por esto que durante el embarazo estamos más propensas a padecerlas.

¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides en el embarazo?

  • Tener sangrado: se produce en pequeñas cantidades manchando las heces o el papel higiénico.
  • Tener dolor: Se da durante la dilatación anal para la deposición de las heces, el dolor puede ser leve o intenso durante la defecación.
  • Tener prolapso venoso: Este es más notorio, ocurre cuando las venas dilatadas salen y se ven a través del ano, es decir se vuelven visibles.
  • Presentar comezón y dolor continuo.
  • Tenesmo rectal: Es cuando se tiene la sensación constante de evacuar.
  • Presentar fístulas o abscesos.

Las Hemorroides en el embarazo son más comunes durante el tercer trimestre. Normalmente cuando se producen las hemorroides durante el embarazo las internas son más notorias debido al sangrado que se da durante las evacuaciones, sin embargo, estas no duelen tanto como las hemorroides externas.

Si estás embarazada y hay sangrado rojo intenso proveniente del ano, no debes preocuparte por el bebé, a diferencia de los sangrados vaginales esta no representa un peligro para el bebé.

En los casos de las mujeres embarazadas que ya padecen hemorroides, cuando se acerca el parto surge el temor de que este se complique a raíz de las hemorroides, sin embargo, tienes que tranquilizarte porque no representa ningún riesgo para ninguno de los dos. 

Eso sí, debes tratarlas, para aliviar un poco las molestias de las hemorroides te sugerimos que pruebes algunos de estos consejos que te ayudaran a sentirte mejor, estar menos estresada y más tranquila con tu salud:

  • Coloca bicarbonato de sodio en el área afectada para reducir la comezón no importa si está seco o mojado.
  • Evita durar largos lapsos de tiempo sentada.
  • Utiliza toallas desinfectadas.
  • Toma un baño caliente son bicarbonato de sodio mezclado con el agua.

 

Es importante que sepas si eres alérgica a los medicamentos o alguna planta en particular para que puedas prevenir efectos adversos y complicaciones; el dominio de la información nos capacita para tener respuestas inmediatas ante las adversidades.

Siempre es importante leer artículos sobre que se puede y que no se puede tomar durante en el embarazo. Y siempre es recomendable asistir regularmente al médico para tomar las previsiones necesarias de acuerdo a tu condición.

Evitar las hemorroides durante el embarazo:

La mejor manera de prevenir las afecciones de salud es previniéndolas. Durante el embarazo hay que estar muy atentas y prevenir cualquier cosa que pueda complicarnos. Las hemorroides si bien no afectan al bebé directamente nos afectan a nosotras y de forma indirecta podrían afectar al bebé.

 

Aquí unos consejos para prevenirlas:

  • Evita el estreñimiento
  • Procura tener una dieta que incluya frutas, vegetales y fibra.
  • Toma bastante agua.
  • No aguantes las ganas de ir al baño y trata de no esforzarte demasiado al momento de evacuar.
  • Haz ejercicio todos los días, mantenerte en constante movimiento aumentará la circulación en la zona rectal y fortalecerá tus músculos alrededor del ano; previniendo que salgan más hemorroides.

Siguiendo estos consejos te sentirás aliviada, pero recuerda que lo más recomendable es conversarlo con el médico y tener hábitos saludables que te hagan sentir bien y con energías positivas.

Deja un comentario