Diferencia entre patria potestad y custodia

A veces entendemos que terminar una relación de pareja cuando hay hijos en común es terminar para siempre y esto, no es posible. - No es posible porque hemos creado un sistema f...

A veces entendemos que terminar una relación de pareja cuando hay hijos en común es terminar para siempre y esto, no es posible. – No es posible porque hemos creado un sistema f…

A veces entendemos que terminar una relación de pareja cuando hay hijos en común es terminar para siempre y esto, no es posible.

– No es posible porque hemos creado un sistema familiar que continúa vivo, que sigue adelante, con otra forma pero permanece. Si esto no fuera así ¿qué sentido tendría?

– No es posible porque seguimos siendo responsables de la crianza, el desarrollo, el bienestar, la educación y la formación de los hijos en común.

– No es posible porque nuestras familias de origen siguen vinculadas con nuestros hijos, siguen presentes los abuelos y las abuelas paternas y maternas, los primos, las tías y demás personas que han formado y forman parte de la vida de esos hijos comunes.

– No es posible porque “ese padre” o “esa madre” es el que es/la que es, nos guste más o nos guste menos, comparta nuestra idea de vida o no. Lo fundamental es compartir al menos criterios y normas comunes a la hora de educar a los hijos.

– No es posible porque a pesar de terminar como pareja seguimos vinculados para el resto de nuestros días como padre y madre y en un futuro como abuelos.

He llegado a la conclusión, después de muchos años de dar forma legal a los acuerdos de las familias a las que he acompañado como abogada, que el problema está precisamente en poner nombre al tipo de custodia por el que se opta.

PATRIA POTESTAD

La patria potestad, salvo casos excepcionales graves, es siempre COMPARTIDA lo que supone que “todas aquellas decisiones relevantes a la salud, formación, integridad y bienestar de los hijos deben ser tomadas por ambos progenitores de común acuerdo”

Esto es para mí lo importante, tras el divorcio seguimos compartiendo las decisiones más relevantes a cerca de la vida de nuestros hijos en común.

CUSTODIA

Establecer un tipo de custodia u otra cuando la patria potestad es compartida es fijar un reparto de tiempos lo más equilibrado posible en función de los horarios y posibilidades de los padres y las necesidades de los hijos.

Pueden existir mil combinaciones legítimas y viables para llevar a cabo este sistema de reparto de tiempos, no queda otra que ceder ambos padres y llegar a ACUERDOS para que los hijos puedan crecer y desarrollarse física y emocionalmente con total normalidad.

Lo importante y fundamental para mí es crear “un traje a medida” para cada situación familiar

En cualquier caso, considero que ante todo debemos guiarnos por el sentido común, no entender el divorcio como una guerra luchando por ganar a toda costa.

No se trata de ganar si no de velar por aquello que es más conveniente para los hijos, seres humanos intentando soportar el dolor que supone ver “pelear” a aquellas personas que les dieron la vida, que les besaron y cuidaron del mejor modo que supieron, su referencia, sus maestros…

Cuando acudimos a la vía contenciosa deberíamos plantearnos el sentido que esto puede tener para ellos, plantearnos ¿para qué? Porque lo que estamos transmitiendo es que no somos capaces de llegar a un acuerdo y que debe ser otro el que lo imponga.

¿Cómo resonará esto en el transcurso y desarrollo de sus vidas?
¿Cómo influirá en su toma de decisiones en un futuro?
¿Qué consecuencias tendrá cuando inicien y vivan relaciones de pareja?

Los hijos no pueden elegir, no quieren más a un padre o a otro. En el momento del divorcio y a futuro sólo necesitan amar en paz a ambos por igual, sentirse seguros y confiar en que su padre y su madre lo están resolviendo del mejor modo.

Nestum

Deja un comentario