Dietas de ayuno, ¿en qué consisten?

Ansiedad, desamor, soledad, aburrimiento… La necesidad no es el único motivo por el que comemos. Y muchas veces lo que más nos influye para seguir una determinada dieta son las confesiones de las celebrities cuando nos cuentan sus hábitos de alimentación.

Por esto precisamente ahora mismo lo que se lleva es el ayuno intermitente. Y es que actrices como Jennifer Aniston o Reese Witherspoon no han tenido problema al confesar que es su método para mantenerse tan estupendas a su edad.

Cremas de verduras de Bendita Locura Coffe & Dreams.

Pero, ¿en qué consiste exactamente esta práctica? Lo primero que siempre debes hacer (si estás pensando en unirte a ellas) es consultar a un endocrino o nutricionista. Hacer este tipo de dietas sin el seguimiento de un profesional puede provocar hipoglucemia, bajada de la tensión arterial, adelgazamiento con pérdida muscular, edema generalizado, fallo renal o arritmia cardiaca.

Ellos te contarán que basta con establecer intervalos de tiempo específicos para las comidas de entre 12 y 16 horas de ayuno al día. Hay diferentes fórmulas que pueden ser:

  • Mensuales: Es el ayuno que menos se practica y consiste en que se ayunan un par de días seguidos cada mes.
  • Semanales: Un día o dos a la semana (no importa si son seguidos o no) se realiza el ayuno. Lo normal es seguir la pauta denominada «dieta 5:2» que consiste en comer normal durante cinco días y reducir hasta el 75% de los alimentos otros dos días cada semana.
  • Diarias: Es el método que más adeptos consigue y consiste en realzar al menos 12 horas de ayuno. La pauta más conocida ( y la que confiesan seguir Aniston y Witherspoon) es la «16/8» que consiste en ayunar durante 16 horas (incluidas las 8 horas de sueño) e ingerir alimentos durante las 8 horas siguientes, es decir, se puede comer desde las 10 de la mañana hasta las seis de la tarde.
Salmón con Quinoa de Bendita Locura Coffe & Dreams.

¿Y en esas horas se puede comer de todo? Lo más recomendables ingerir alimentos frescos, sobre todo frutas y verduras. Porque si tu objetivo es adelgazar o mantener tu peso, evidentemente no lo conseguirás si durante las horas de ingesta te entregas a la comida basura y los ultraprocesados. Los alimentos recomendados: que se recomiendan, prosigue la experta del Codinucova, son aquellos que forman parte de una alimentación saludable: frescos, de temporada y preferiblemente cocinados en casa. La base son las verduras y frutas, añadiendo el resto de alimentos vegetales, legumbres, semillas, frutos secos naturales, alimentos integrales (donde la composición y el etiquetado indique que provienen de cereales integrales) y alimentos de origen animal (para aquellas personas que no sean veganas) como huevos, lácteos, pescado, mariscos y carne.

Y es que lo que nos engorda y, sobre todo, lo que nos impide perder el peso deseado son nuestras rutinas y hábitos. Para el doctor José Luís Sambeat, Autor del Método San Pablo de Nutrición, aboga por no prescindir de uno o de otro alimento, sino por modificar o evitar los comportamientos asociados. Para Sambeat, también experto en diagnóstico de la obesidad, el mayor problema es «quitarse el trocito  de queso que tomamos al llegar a casa, la copa de vino de antes de cenar con unos frutos secos de acompañamiento o, por supuesto, la cerveza o cervezas de los viernes al salir del trabajo». Y en esta lista, por supuesto, tampoco pueden faltar los refrescos de cola (que deberían ponerse en cuarentena por su poder adictivo), el chocolate (después de cenar) o el pan en las comidas.

Té Matcha de Bendita Locura Coffe & Dreams.
Estas son las conclusiones a las que ha llegado José Luís Sambeat después de tratar a más de 11.000 pacientes mediante su propio método de pérdida de peso y nutrición, el Método San Pablo, que, a grandes rasgos, consiste en adelgazar comiendo de todo y que consta de tres fases:
  1. Tras una serie de estudios se fija un objetivo de kilos a perder y se suceden una serie de dietas en el paciente, entendiendo como tales la retirada de éste o aquel alimento.
  2. Es la fase de adaptación y en ella se van reintroduciendo paulatinamente los alimentos “conflictivos” antes retirados, considerados peligrosos a la hora de engordar.
  3. La etapa final consiste en el mantenimiento donde ya se puede volver a comer de todo.

Deja un comentario