¿Low cost o un bolso para toda la vida?

¿Eres de las que prefieres hacerte con dos o tres bolsos de tiendas low cost cada temporada o eliges invertir en piezas atemporales y de calidad que te duren toda la vida? Para las que se identifican con la segunda opción os traemos una selección de los bolsos más icónicos de grandes firmas. Puedes ir anotándolo en tu carta para los Reyes Magos…

Una liberación

El 2.55 de Chanel es un clásico que nació en febrero de 1955 –de ahí su nombre–. Coco lo creó con la idea de liberar a las mujeres de la esclavitud de los bolsos de mano y para ello se inspiró en las bolsas que llevaban los soldados.

Se creó como una pequeña cajita de piel acolchada de 20 centímetros de largo. Por dentro está forrado de una piel color borgoña (el color del uniforme que llevaba Coco en el orfanato) y tiene tres prácticos bolsillos, dos más anchos en los extremos y uno más pequeño en el centro para guardar la barra de labios. La cadena de piel y metal se desliza sobre dos ojales para graduar su medida.
Cada temporada, el 2.55 se reinventa con nuevos materiales, tejidos, colores y tamaños. El desaparecido Karl Lagerfeld incluso llegó a crear versiones que lo transformaron en mochila, riñonera o neceser, demostrando así la versatilidad de uno de los diseños más prácticos y bellos de la historia de la moda.
Eso sí, para su creación entre 6 y 15 personas dedican 18 horas de trabajo a cada pieza. El proceso consta de más de 180 etapas, todas completamente artesanales. El bolso de la imagen es de piel envejecida y metal negro y cuesta 5,650 €.

Emblemático

El elegante bolso Speedy 30 de Louis Vuitton (840 €) está confeccionado en su emblemática lona Monogram. Se trata de un accesorio compacto, ideal para lucir en un entorno urbano. Se presentó en 1930 bajo el nombre «Express», y su diseño se inspiró en el transporte rápido de la época.

Su lona tratada, flexible y duradera, ligera e impermeable, se ha ido perfeccionando a lo largo de sus más de 150 años de historia. Los detalles de cuero adquieren con el paso del tiempo una pátina de color ámbar profundo y sus asas estilo Toron (del latín “pequeño cabo”), son cuidadosamente cosidas a mano. El candado dorado o los rebordes teñidos de rojo oscuro son otros de los símbolos que lo caracterizan.

En los años 60 el Speedy termina de convertirse en un icono, incluso se realizó un tamaño especial a petición de la actriz Audrey Hepburn. En la actualidad, se ha convertido en un lienzo en blanco en el que verter sus obsesiones cada temporada, transformándolo, interviniéndolo y reinventándolo una y otra vez, hasta hacer de él uno de los símbolos más reconocibles de la firma.

Desde 1975

El bolso Amazona de Loewe nació hace 40 años y sigue imponiéndose a las modas. Reinterpretado a lo largo de los años, su inconfundible forma incluye ahora una bandolera ajustable y extraíble, asas superiores enrolladas y una etiqueta identificativa.

Características principales: confeccionado por manos expertas en piel de ternera clásica, forro pegado de emblemático ante-oro, refuerzo de piel en las cantoneras, remaches protectores en la base, bolsillo interior grande con cremallera en piel de ternera tonal, anilla metálica para llaves, bordes negros lujados a mano y Anagrama en relieve del mismo tono. El de la foto en color Visón cuesta 1850 €.

 

El más codiciado

El Birkin es, sin duda, uno de los bolsos más legendarios de la casa Hermès. Está al alcance de muy pocos bolsillos ya que su precio de salida suele ser desde los 12.000 euros. El de la foto se vende por 54,260 € y en el año 2016 uno elaborado en piel de cocodrilo del Himalaya y con diamantes incrustados se subastó por 270.000 euros convirtiéndose en el bolso más caro del mundo.

¿Por qué es tan especial? Lleva el nombre de la actriz Jane Birkin y ella mima puso de moda que debe llevarse con los herrajes abiertos. El modelo más vendido es el grande, que mide 40 centímetros de largo, en cuero, piel de becerro, avestruz y cocodrilo. Dependiendo del material y del tamaño, el Birkin requiere entre 18 y 25 horas de trabajo completamente artesanal. Cada temporada, los artesanos de la maison renuevan el icono con nuevas pieles y colores demostrando lo inagotable de su estilo.

Diseño italiano

Este modelo fue creado en 1997 por la hija de los fundadores de la marca Silvia Venturini Fendi y, con el paso del tiempo, se ha convertido en uno de los más populares de la firma italiana. Originalmente era alargado, con cierre con solapa y asa corta diseñada para ser llevado bajo el brazo, haciendo referencia a la famosa barra de pan francés.

Lo vimos hasta la saciedad en la serie Sexo en Nueva York y en la actualidad ha sido reversionado en más de 1.000 ocasiones. El de la imagen es en versión grande, con solapa y cierre magnético y se puede llevar en la mano o cruzado gracias al asa y a la bandolera extraíbles.

Nestum

Deja un comentario