Un spa en casa

Los días de vacaciones, y los fines de semana, nos hemos propuesto descansar y desconectar como objetivo. Nada de deberes ni de trabajo, y relajarnos un poco con la casa. Además, dedicarnos un ratito a nosotras mismas, en forma de lectura, aficiones…¡o una gran siesta! Reserva una tarde para montar un spa en casa. Una hora y media de cuidados relajantes que te dejarán como nueva. ¡Este es el plan!

Cómo montar un spa en casa

Agéndalo, y lo más importante en estos tiempos, comunícalo a la familia. Este ratito es solo para ti y no necesitas interrupciones. Pon unas velas, baja la luz y busca una música relajante, como sonidos de las olas del mar. ¡Estás lista!

Comienza con tu rostro. Limpia profundamente, con tu leche limpiadora habitual pero haciendo un buen masaje que active la micro circulación y ayude a que los productos penetren mejor. Retírala con una muselina húmeda y termina con el tónico para eliminar cualquier resto. Aplica una mascarilla hidratante y déjala actuar. Nos encanta la Phytoactive Hydra-Firm intense mask de Royal Fern, que es una recarga de humedad para la piel.

Después toca exfoliación, en seco o con la piel ligeramente húmeda. Los cepillos corporales, que te ayudan a retirar las células muertas dejan la piel súper suave y se pueden usar a diario. Si tienes algún gel o crema exfoliante, realiza un buen masaje desde los pies hasta los hombros. Si no, unos granos de sal gruesa en crema, gel o aceite pueden servirte de exfoliante casero con los mismos resultados.

Si tienes bañera, aprovecha para llenarla y poner espuma, sales o unas gotas de algún aceite esencial que, además de dar un olor increíble, te relajará e hidratará tu piel. Mientras se llena, aplica una mascarilla en el pelo húmedo y, si quieres, ponte una toalla caliente o un gorro de baño para potenciar sus efectos.

Ya en la bañera, disfruta de los sonidos del mar, las luces bajas y el agua calentita. Todos los productos actuando sobre tu piel y tu cabello, relajándote e hidratándote profundamente. Antes de salir, pasa una piedra pómez las partes más secas de los pies y aclara la mascarilla.

Después de secarte, termina tu spa en casa aplicando un aceite o una crema hidratante en el cuerpo y tu crema o sérum habitual, como el Advance Night Repair de Estee Lauder, nuestro favorito. Es el momento perfecto para completar con una manicura y arreglar tu pelo. Aprovecha el confinamiento para no castigarlo con planchas y tenacillas y, en cuanto el tiempo acompañe, déjalo secar al aire. ¡Una cura de naturalidad para prepararnos para el verano!

aveda

Deja una respuesta