Aprendizajes de la segunda semana de confinamiento

Más de quince días confinados en nuestras cosas. Llegamos al ecuador, por ahora, del confinamiento y cada día que pasa en casa aprendemos algo nuevo para que este “estado de alarma” sea soportable e ¡incluso agradable!

En esta segunda semana, nuestra cabeza y las del resto de la familia se han ido adaptando y acostumbrando poco a poco a esta nueva situación. Y contra todo pronóstico parece que la costumbre está ganando a la impaciencia y lo que parecía insostenible se lleva cada día un poquito mejor y cada día también aprendemos nuevas “pistas” que nos ayudan a sobrellevar el primer confinamiento de la historia de Europa. ¡Estos son nuestros aprendizajes!

  1. Los niños son el mejor ejemplo. A pesar de algún momento de estrés o alguna rabieta descontrolada, los niños están siendo un ejemplo de comportamiento, de adaptación y de resiliencia. En la mayoría de los casos no solo han aceptado la situación sino que la llevan con alegría y buen humor . Los más mayores felices de no ir al cole y los más pequeños aún más felices de estar todo el día con mamá, por que, cada vez que estéis agotadas, recordar que para vosotras es cansadísimo pero que para los chiquitines no hay mejor plan que estar todo el día con mamá.
  2. Hay que estar preparados, el coronavirus sigue ahí. A pesar de estar cumpliendo la cuarenta, por delante nos quedan dos semanas en los que los contagios seguirán siendo el pan nuestro de cada día. Hay que estar preparados para la noticia de que algún amigo, familiar o conocido se infecte y asumirlo con tranquilidad y con confianza en nuestro servicio sanitario y en el esfuerzo descomunal que los profesionales de la salud están haciendo por nosotros
  3. Noticias con mesura. Debemos de estar informados del desarrollo de la crisis ¡pero no sobre informados!. El exceso de información solo hará ruido de más en nuestras cabezas y mientras las noticias sean tan devastadoras no nos ayudará mucho a mantener el ánimo. Información justa y precisa ¡y ya!
  4. La vida social ¡sigue!. Video llamadas, llamadas a tres, cuatro , cinco… La tecnología nos está permitiendo hacer un confinamiento en el que no tengamos que prescindir de hablar con amigos, familiares y seres queridos ¡siempre que queramos! No dejéis de hablar con vuestra gente y eso os hará mucho más llevadero el encierro.

Todavía queda, seguro dos semanas, quizás otras tantas más, pero seguiremos aprendiendo y CharHadas seguirá con vosotras ¡Animó y fuerza!

 

 

aveda

Deja una respuesta