Una delicia de lectura

Soy una lectora ávida, devoradora de libros. Siendo así, pienso que muchas veces cuando regalas un libro puede ser que no aciertes. Como la ropa o los perfumes, creo que los libros son algo muy personal, porque a cada uno le gusta una historia, una manera de escribir y contar las cosas y se siente identificado...

Soy una lectora ávida, devoradora de libros. Siendo así, pienso que muchas veces cuando regalas un libro puede ser que no aciertes. Como la ropa o los perfumes, creo que los libros son algo muy personal, porque a cada uno le gusta una historia, una manera de escribir y contar las cosas y se siente identificado…

Soy una lectora ávida, devoradora de libros. Siendo así, pienso que muchas veces cuando regalas un libro puede ser que no aciertes. Como la ropa o los perfumes, creo que los libros son algo muy personal, porque a cada uno le gusta una historia, una manera de escribir y contar las cosas y se siente identificado con un tipo de personajes.

En mi caso no tengo preferencia por ningún tipo de autor, ni de género en particular (¡aunque me cuesta un mundo terminar un ensayo!). Soy de las que va cogiendo libros prestados, comprados o regalados si estos me seducen, como casi todo en esta vida. Unas veces es la portada, los colores o imágenes que la ilustran. Otras veces es simplemente el juego de palabras con que se construye el título. Están también las veces en que al leer la sinopsis quedo prendada de la historia o de lo que pienso yo que quiere transmitir.

Nada de esto me ha pasado con el libro que estoy leyendo. Me lo regalaron el año pasado y desde entonces ha estado en la estantería cogiendo polvo y siendo testigo de otras lecturas. Creo que estaba esperando el momento justo, paciente. Hace unos días terminé el que traía entre manos y decidí ir a por él. Nada me había llamado la atención en él. Sin embargo, ahora que lo he empezado no puedo parar de leerlo. Esto me sucede con pocos libros, pero cuando me ocurre es un descubrimiento delicioso. Soy fan número uno de este tipo de libros que, sin quererlo, me acompañan hasta altas horas de la noche porque no puedo parar de leer, aquellos que llevo detrás todo el día para leer siempre que tenga un ratito, en los que no puedo dejar de pensar durante todo el día imaginando qué sucederá en la siguiente página. Aquellos que ya lo han descubierto coinciden en una misma opinión: ‘vale la pena leerlo’.

Por todo ello quiero compartirlo con vosotras. Se trata de Dime quién soy, de Julia Navarro.

libro

Deja un comentario