Procesos Adiabáticos

En termodinámica se designa como proceso adiabático a aquél en el que el sistema (normalmente, un fluido que efectúa un trabajo) no intercambia calor con su ambiente. Un proceso adiabático que es además de esto reversible se conoce como proceso isoentrópico. El extremo opuesto, en el que tiene sitio

En termodinámica se designa como proceso adiabático a aquél en el que el sistema (normalmente, un fluido que efectúa un trabajo) no intercambia calor con su ambiente. Un proceso adiabático que es además de esto reversible se conoce como proceso isoentrópico. El extremo opuesto, en el que tiene sitio

Procesos adiabáticos

la máxima trasferencia de calor, ocasionando que la temperatura continúe incesante, se llama proceso isotérmico.

El término adiabático hace referencia a elementos que impiden la trasferencia de calor con el ambiente. Una pared apartada se acerca bastante a un límite adiabático. Otro ejemplo es la temperatura adiabática de llama, que es la temperatura que podría lograr una llama si no hubiese pérdida de calor cara el ambiente. En climatización los procesos de humectación (aporte de vapor) son adiabáticos, pues no hay trasferencia de calor, a pesares que se logre cambiar la temperatura del aire y su humedad relativa.

El calentamiento y enfriamiento adiabático son procesos que generalmente ocurren debido al cambio en la presión de un gas. Esto puede ser cuantificado utilizando la ley de los gases ideales.

En otras palabras se considera proceso adiabático a un sistema singular en el que no se pierde ni tampoco se gana energía calorífica. Esto viene definido según la primera ley de termodinámica describiendo que Q=0

Si se relaciona el tema del proceso adiabático con las ondas, se debe tener en consideración que el proceso o bien carácter adiabático solo se genera en las ondas longitudinales.

Proceso adiabático de compresión

En termodinámica, se define como proceso adiabático a aquél por el que un sistema no intercambia calor con su ambiente. 

Este proceso es bien interesante para aplicarlo en sistemas de aire comprimido como el CAES. Con este proceso, se amontona aire comprimido en grandes grutas con la energía excedente a lo largo de los picos de bajo consumo, para entonces recobrarlo y generar energía eléctrica.

Uno de los inconvenientes con el que se encara el sistema CAES es la pérdida del calor producido en la compresión debido a la refrigeración de los tornos.

Aplicando la idea de efectuar un proceso adiabático de compresión, se trata de preservar el calor producido en el torno sin intercambiarlo con el exterior, sino más bien acumulándolo en materiales receptores como sales o bien aceites.

De esta forma, todo el calor generado se conserva y no se pierde, pudiendo ser de nuevo utilizado en el aire comprimido, de forma que acreciente la eficacia del sistema cuando sea requerido para la generación de electricidad.

Nestum

Deja un comentario