Un desayuno para papá

No queremos caer en el tópico así que empezaremos diciendo que, cada día, hay más hombres que llevan las riendas de la cocina en casa. Que hacen la cena a diario y nos sorprenden con paellas el fin de semana. ¡Y lo hacen de maravilla! Por suerte, el mundo ha cambiado y en casa repartimos las tareas domésticas con corresponsabilidad. Pero…si en vuestro caso papá plancha y recoge, y la cocina no es lo suyo, el Día del Padre puede ser una ocasión perfecta para atreverse con los fogones y cocinar con los niños, porque les encanta. Para aquellos a los que aún se les resiste la cocina, hemos encontrado una receta súper sencilla de hacer… y de recoger. Está en nivel 0 de cocina y la puedes hacer con los más pequeños. ¡Toma nota!

Un desayuno para papá

Para los que no son muy habilidosos, la repostería es la mejor manera de introducirse en la cocina. No es necesario innovar, hay que seguir la receta al pie de la letra y los resultados (suelen ser) siempre muy dulces. Pero si papá no es goloso y no sabe freír un huevo, seguro que esta receta de desayuno americano que hemos visto en el blog foodie de Food 52 les sorprende.

Desayuno americano en el horno paso a paso

Ingredientes: Bacon, huevos, patatas y mantequilla. Sal y pimienta para sazonar.

Precalienta el horno a unos doscientos grados. Pon en una bandeja de horno una lámina de papel vegetal (que absorberá gran parte de la grasa y hará esta receta más ligera y también fácil de limpiar) y coloca encima las lonchas de bacon. Hornea durante 10 minutos.

Mientras tanto, prepara las patatas. Bien limpias de tierra, rállalas con la parte más gruesa del rallador y ve poniéndolas en un bol con agua fría para que no se oxiden. Agítalas mucho dentro del agua, hasta que esta quede turbia. Coloca en el fregadero un colador grande y sobre él, un trapo. Cuela las patatas encima y exprime bien el trapo tres o cuatro veces, hasta que no quede más líquido.

Saca el bacon del horno y reserva tapado, para que no pierda el calor. Pon una cucharada de mantequilla en la fuente y coloca las patatas ralladas de manera uniforme por la bandeja, cubriendo una capa lo más fina posible. Espolvorea con sal y pimienta al gusto y mételas en el horno durante 15 minutos.

En una sartén, calienta una cucharada de mantequilla y, en cuanto estén las patatas, pon los huevos encima hasta que la clara se vea blanca. Con cuidado, colócalos en la bandeja de horno, junto a las patatas y el bacon que tenías reservado. Hornea durante 5 minutos más, el tiempo justo para preparar el café. ¡Un desayuno de lujo absolutamente delicioso!

 

 

aveda

Deja una respuesta