La lavadora asesina

Hay que tener mucho cuidado con las amenazas que proferimos, puesto que existe el peligro de que alguien se las tome al pie de la letra y las lleve a cabo por nosotros.
Si hacemos caso a todas las fuentes desde las que nos han llegado este tipo de accidentes, probablemente no quede un sólo bebé vivo en todo el país.
En definitiva la historia es bien cortita que una madre, desesperada porque su hijo pequeño se orinaba continuamente, lo amenazó con meterlo en la lavadora si volvía a repetirlo.
El caso es que el hermano mayor (de unos 8 años), oyó esta conversación por casualidad, y tomó buena nota de ella.
Un día en que la madre había salido, el hermano pequeño tuvo la desgracia de volver a hacerse pis, y el mayor, deseoso de darle una alegría a su madre, lo introdujo en la lavadora y la puso en marcha. La madre a su regreso no pudo hacer otra cosa que contemplar la desgracia impotente, mientras que el hijo mayor esperaba una recompensa por su hazaña...

Origen de la leyenda
El origen puede estar en los celos entre hermanos, que pueden derivar a tragedias de este tipo.
Víctimas
Todas las madres histéricas que se sienten incapaces de dejar a sus hijos solos en casa.
Credibilidad
Muy poca, si un niño es lo suficientemente inteligente como para poner en marcha una lavadora, también lo es para comprender que su hermano se ahogará dentro, a no ser que sea un cabronazo de narices.
Posibles mutaciones
Niños en el horno, en la aspiradora, en el cortacésped y en todo tipo de electrodomésticos.
Objetivo
Concienciar a las madres para que tengan precaución con las palabras que sueltan delante de sus hijos pequeños, que se enteran de todo aunque no lo parezca.

El Chiguagua que adoptamos
Una familia que viaja alegremente a Méjico a pasar unas vacaciones pronto descubre que por las calles de Ciudad de Méjico hay muchos perros Chiguagua. Estos perros son originales de este país y muy abundantes, mientras que en el resto del mundo son muy aprec

Participa en la conversación

Los grupos más activos