Alimentos buenos para el cerebro

Es hora de regresar a clase. Durante el próximo curso escolar jugarán, se divertirán y harán amigos, pero también aprenderán multitud de cosas nuevas. Las neuronas infantiles nunca dejan de funcionar pero es cierto que llevan dos meses desentrenadas. Y aunque es cierto que ningún alimento es milagroso, sí está demostrado que algunos pueden nutrir y estimular determinadas áreas del cerebro directamente relacionadas con el aprendizaje, la memoria o la concentración.

Siete imprescindibles

Huevos: Tienen un alto contenido en colina, la sustancia responsable de evitar el envejecimiento del cerebro que también ayuda a generar mielan (recubre las neuronas y recupera funciones cerebrales). Además, la colina es una vitamina del grupo B y éstas intervienen en la formación de los neurotransmisores responsables de pasar la información de una neurona a otra. Las vitaminas del grupo B están presenten también en frutas y verduras, pescados, lácteos y frutos secos.

Pescado azul: Es uno de los alimentos más beneficiosos para el cerebro. Contiene ácidos grasos omega-3 que facilitan las conexiones nerviosas, favoreciendo el aprendizaje y la memoria. Los ácidos grasos son vitales para el desarrollo y el buen funcionamiento de cerebro, la memoria y la vista. Salmón, trucha, sardina, atún, arenque… Todos ellos lo contienen, pero también el marisco, las nueces y los aceites vegetales como los de girasol o soja.

Pasta: Compuesta a base de hidratos de carbono que se convierten en glucosa y por lo tanto en energía para el cerebro. También les ayuda a mantenerse en forma. La suerte es que a ellos les encanta. También son puro carbohidrato los cereales, la avena, el arroz, las patatas o el pan. Eso sí, es recomendable consumirlo por la mañana y ayudar al cerebro a recuperarse después del ayuno nocturno.

Lácteos: Contienen calcio que contribuye a regular la función nerviosa y la presión arterial. La Asociación Española de Pediatría recomienda medio litro de leche hasta los 3 años. A partir de esa edad deben tomar dos vasos de leche o un vaso de leche y dos yogures o un vaso de leche, un yogur y un poco de queso para obtener la cantidad de calcio necesaria ya que su déficit puede producir fatiga mental y nerviosismo. El calcio también está presente en las nueces, los pescados y la yema de huevo.

Legumbres: Contienen proteínas (promueven las conexiones del cerebro) y hierro (que lo oxigenan). Por eso lentejas, garbanzos o judías ayudan a mejorar el rendimiento intelectual, la concentración y la agilidad mental. También están presenten en la carne roja pero éste es el alimento con más grasa saturada asociada por lo que debe ser consumido de forma responsable.

Frutos secos: Está buenísimos y además son ricos en ácidos grasos mono o poliinsaturados que son las grasas buenas que ayudan a reducir el colesterol. También favorecen la concentración y la memoria. Estos ácidos grasos también están presenten en al aguacate y el aceite de oliva.

Chocolate: Contiene tritófano que es esencial para fabricar serotonina. Ésta tiene un triple efecto beneficioso ya que interviene en el estado de ánimo, promueve la sensación de bienestar y ayuda a mantener la concentración y la calma. Encuéntralo también en la leche, los huevos, las pipas de girasol y el chocolate negro.

 

Nestum

Deja un comentario