¿Qué sabes sobre los autobronceadores?

Estamos en pleno verano y seguro que quieres dejar de tener una piel blanca. Los autobronceadores son nuestros aliados para lucir una piel bronceada.

Lo bueno que tienen es que consiguen darnos ese bronceado que queremos, pero hay que aplicarlos de la manera correcta si se quiere conseguir el resultado deseado. Vamos con una serie de consejos sobre ellos:

No tiñen

Uno de los miedos de los autobronceadores es la posibilidad de que tiñan. Cuando son de calidad esto no ocurre y el efecto que hace es completamente natural. 
El autobronceador de Bioderma lo que hace es oxidar la dihidroxiacetona, un azúcar que, cuando se integra con una serie de sustancias que están en la capa superior de la piel, logra que se formen unos compuestos colorantes que van desde el color amarillo al marrón. Estos son los responsables de que nuestra piel luzca bronceada cuando se aplica.

¿Qué debemos hacer previamente con nuestra piel?

Lo mejor es preparar la piel con la debida exfoliación. Vas a poder hacerlo tú mismo en casa a fin de remover las células muertas y así recibir mejor el producto. Cuando se trate de la cara, también viene bien una exfoliación o una buena limpieza de cutis. 

¿Piel seca? Mejor

En caso de que vayas a aplicar el autobronceador una vez te hayas duchado, no olvides secarte con cuidado y esperar unos cuantos minutos hasta asegurarte de que no queda humedad alguna en la piel. De esta forma el producto va a penetrar de mejor manera y así evitarás las manchas que a veces se ven en gente que no se lo aplica sin secarse como es debido. 

Debes hidratarte

Lo mismo que debes estar totalmente seca, antes de que te apliques el autobronceador, también vas a tener que hidratarte bien la piel con una necesaria base de crema hidratante.  Esto lo que hace es evitar que las zonas más secas pasen a ser oscuras en exceso. Una de las zonas en las que hay que ser más cuidadosos es en el contorno de los ojos o los labios. 

¿Cómo aplicarlos?

Uno de los mejores trucos es poder extenderlo de manera uniforme. Empieza con un poco de producto para ver los resultados y si te convencen, lo aplicas como si de un ligero masaje se tratase. Un consejo es que no te lo apliques en un momento donde vayas con el tiempo justo, mejor hacerlo tranquilamente. 

Un truco interesante

Cuando no quieres mancharte la ropa después de haberte aplicado el autobronceador, lo mejor es no vestirse al poco de haberse aplicado. Muchas veces nos damos excesiva prisa a la hora de ponérnoslo y las prisas en este caso son malas consejeras. Espera un tiempo prudente y luego ya podrás ponerte el autobronceador con la seguridad de que no se manchará tu ropa. 
Estamos seguros de que ahora sabes un poco más sobre los autobronceadores y especialmente qué debes hacer con ellos para utilizarlos en tu beneficio y no cometer los típicos errores que suelen ocurrir para quienes no están muy acostumbrados o carecen de la pericia necesaria para aplicárselo como es debido. 

Deja un comentario