PRIMEROS AUXILIOS: QUEMADURAS Y ESCALDADURAS

En caso de que el niño se queme, un médico debe explorarlo. Si el niño ha sufrido una gran quemadura, debes llevarlo al hospital. Es muy importante enfriar la quemadura lo más rápido posible para minimizar los da...

En caso de que el niño se queme, un médico debe explorarlo. Si el niño ha sufrido una gran quemadura, debes llevarlo al hospital. Es muy importante enfriar la quemadura lo más rápido posible para minimizar los da…

En caso de que el niño se queme, un médico debe explorarlo. Si el niño ha sufrido una gran quemadura, debes llevarlo al hospital. Es muy importante enfriar la quemadura lo más rápido posible para minimizar los daños.
1. Para detener el proceso de la quemadura y aliviar el dolor, enfría la quemadura con agua fría durante al menos 10 minutos.
2. Una vez la quemadura ya esta fría, retira la ropa de la zona quemada y si el dolor persiste, enfríala de nuevo. Al quitarla hay que tener mucho cuidado para que no se desprenda tejido, para ello corta alrededor de cualquier materia que haya quedado pegado a la piel. Quita al niño las joyas y la ropa que esté alrededor de la quemadura (por ejemplo, cinturones o relojes) antes de que la zona se inflame.
3. Cubre la quemadura con un material limpio que no suelte pelusa para evitar que se infecte. Puedes utilizar una sabana limpia o funda de almohada. El tejido que cubre la herida no necesita estar sujeto con esparadrapo. Asegúrate de que el niño está caliente para prevenir el inicio de una hipotermia.
4. LLEVA AL NIÑO AL HOSPITAL.
IMPORTANTE.
– NUNCA apliques lociones, grasas o ungüentos sobre una quemadura o escaldadura.
– Si la quemadura cubre una gran parte de la piel del niño LLAMA AL 112.
– No des al niño nada de comer ni de beber y mira si muestra signos de shock.
– Si el niño pierde la consciencia, abre las vías respiratorias, y comprueba la respiración.
– No retires trozos de ropa o material que pueda quedar pegado en la zona quemada, ya que puede causar mayores daños en la piel.
– Si no disponemos de agua fría, utiliza otros líquidos como leche.
– No sumerjas al niño en agua fría, ya que podría causar una hipotermia, sobre todo en los bebes.
– No toques la quemadura o revientes cualquier tipo de ampolla.

QUEMADURAS EN LA BOCA Y GARGANTA.
Las quemaduras en esta zona son muy serias, ya que pueden causar un gran dolor e inflamación en las vías respiratorias, provocando un posible riesgo de ahogo. Actúa rápidamente. Si es necesario, afloja la ropa que esté alrededor de su cuello. Si el niño muestra dificultad respiratoria, abre sus vías respiratorias y comprueba si respira. AVISA AL 112.

APOSITOS ALTERNATIVOS.
Para proteger una mano o pie quemado, puedes utilizar una bolsa de plástico o film de cocina limpios, ya que ambos evitaran que la quemadura se infecte. Sujeta la bolsa con una venda o un esparadrapo, alrededor de la bolsa y no de la piel.

QUEMADURAS ELÉCTRICAS.
Una descarga eléctrica puede llegar a quemar. Esto puede ocurrir tanto en el punto de entrada como de salida de la descarga, y todo el trayecto de la descarga.
1. Mantén la parte dañada bajo el chorro de agua fría durante, al menos, 10 minutos para enfriar la quemadura.
2. Protege la quemadura cubriéndola con un material limpio y que no suelta pelusa, o con una bolsa de plástico sujetada con esparadrapo.
3. Traslada al niño al hospital.
IMPORTANTE
– No toques al niño hasta que no estés seguro de que la electricidad ha sido desconectada.
– Consulta a tu medico en cualquier caso de quemadura.
– Si no dispones de agua fría, utiliza líquidos fríos como la leche.
– Si el niño pierde la consciencia, abre las vías respiratorias y comprueba su respiración.

QUEMADURAS QUÍMICAS EN LA PIEL
Las quemaduras químicas pueden estar causadas por productos domésticos tales como el limpiador del horno o el salfumán. Estas quemaduras son sería y pueden provocar: un dolor muy agudo y punzante; enrojecimiento, seguido de la aparición de ampollas y desprendimiento de la piel.
1. Limpia cualquier resto de producto químico manteniendo la zona afectada debajo del chorro de agua fría. Asegúrate de eliminar bien el agua contaminada.
2. Cubre la quemadura ligeramente, con un material limpio y que no suelta pelusa, como una funda de almohada. Esto evitará que le oprima cuando la herida se hinche. Puedes humedecer la funda de almohada para enfriar y aliviar la quemadura.,
3. A no ser que puedas quitarle la ropa sin tocar otras partes del cuerpo, corta la ropa de la zona afectada. Evita cortar la ropa por la zona afectada (corta alrededor de la misma).
IMPORTANTE
– Anota el nombre de la sustancia que ha causado la quemadura y dale la información al médico.
– Utiliza siempre guantes cuando trates al niño, y presta atención a los gases químicos.

QUEMADURAS QUÍMICAS EN EL OJO.

Las salpicaduras de productos químicos en un ojo pueden causar heridas e incluso ceguera. El niño puede haber sufrido una quemadura química si se queja de fuerte dolor en el ojo; tiene dificultad para abrirlo; la superficie esta lagrimosa, está enrojecido o hay hinchazón.
1. Protégete a ti mismo del producto usando guantes de goma. Sujeta la cabeza del niño bajo el grifo con el ojo no afectado hacia arria. Procura que el agua caiga cuidadosamente sobre el ojo durante 10 minutos mínimo. Asegúrate que los parpados están bien lavados y que la cara que bien limpia de agua contaminada.
2. Una vez que lo has lavado minuciosamente, cúbrelo con una gran gasa estéril y avisa al 112 o llévalo tú mismo a un centro sanitario (consejo, llama al 112 donde te informaran del centro más cercano que tenga servicio de oftalmología de urgencias).
3. Si no puedes sujetar al niño debajo del grifo, usa una jarra, pero sobretodo evita salpicaduras en el ojo bueno.
4. NO PERMITAS QUE EL NIÑO SE TOQUE EL OJO.

Deja un comentario