PREVENCION DE ACCIDENTES INFANTILES DENTRO DE CASA

Una hada una vez pidió consejo sobre libros de primeros auxilios, y me dio la idea de haceros un par de blogs sobre este tema, contándoos cosas esenciales de los primeros auxilios para vuestros peques (que ojala no tengaís que...

Una hada una vez pidió consejo sobre libros de primeros auxilios, y me dio la idea de haceros un par de blogs sobre este tema, contándoos cosas esenciales de los primeros auxilios para vuestros peques (que ojala no tengaís que…

Una hada una vez pidió consejo sobre libros de primeros auxilios, y me dio la idea de haceros un par de blogs sobre este tema, contándoos cosas esenciales de los primeros auxilios para vuestros peques (que ojala no tengaís que usar nunca). Preparando estos temas, recordé la premisa que nos dan siempre en primeros auxilios, ya sea en la carrera, en el voluntariado en Cruz Roja, en mis participaciones en el Samur. Esa premisa es: “Mejor que saber aplicar primeros auxilios, es saber prevenir esos peligros, es decir, más vale prevenir que curar”.

Por eso mismo os voy a preparar dos blogs, unos sobre la prevención de accidentes en el hogar y otro sobre la prevención de accidentes fuera del hogar.

Como siempre, todas y cada una de estas cosas dependen de muchos factores, pero lo que hay que tener muy clarito es que los niños no son tontos y todo lo que se nos pueda ocurrir a nosotros fijo que a ellos se les ocurre también, por pequeños que sean, y mucho más. Como decía mi abuela “mejor que lloren ellos a que lloremos nosotros” pues eso mismo, espero que estas pautas os ayuden en algo.

Prevención de accidentes en el hogar

Quemaduras
• Cuando bañéis a los peques vigilad que la temperatura del agua sea la adecuada, para ello basta con meter el dorso de la mano en el agua y comprobar que esté templada. Debéis acostumbraros a llenar la bañera mezclando el agua caliente con la fría hasta conseguir un chorro templado, pues de lo contrario estos pequeños bichos podrían meter la mano en el chorro de agua caliente y escaldarse. Aunque está muy bien la utilización de termómetros, aseguraros con vuestra piel de que la temperatura es adecuada y haced las mediciones en distintos sitios de la bañera.
• Jamás dejéis a los peques solos en la bañera porque se pueden ahogar con mucha facilidad y rapidez.
• Las estufas y radiadores deben estar protegidos, de manera que el niño no pueda tocarlos. Nunca permitáis a un niño que se acerque a una chimenea encendida, daos cuenta que el fuego puede ser muy llamativo para ellos, y que no reconocen el peligro en ningún sitio.
• En la cocina no deben entrar los niños porque es una habitación especialmente peligrosa, como eso en algunas ocasiones es imposible de lograr, debemos acostumbrarnos a usar siempre los fuegos más próximos a la pared, y no dejar que los mangos de las sartenes y demás utensilios de cocina sobresalgan de la hornilla o de la encimera, pues en un descuido puede cogerlos por curiosidad y quemarse con aceite hirviendo u otro producto caliente.
• No andar por la casa con líquidos calientes (café, té, etc…), porque jugando nos podría empujar sin querer y escaldarse al caerle encima el líquido que llevemos.
• Por el mismo motivo no deben ponerse manteles en la mesa colgantes a la altura de ellos, porque pueden tirar y caérseles la comida o líquidos calientes encima, aparte de cubiertos y otros utensilios.
• Cuando estemos comiendo, sobretodo cosas calientes, no deberíamos tener a los niños en brazos por mucho que lloren, porque de un manotazo se pueden tirar encima alimentos calientes e incluso pincharse o cortarse con un cuchillo o un tenedor.
• No es recomendable calentar el biberón del niño ni su comida en el «microondas» porque el calentamiento que produce es irregular, y puede tener zonas mucho más calientes que otras, quemándole la boca o la lengua. En caso de tener que hacerlo, hay que mover bien toda la comida y asegurarse de que esta a la misma temperatura antes de administrársela al niño, es más incluso cambia de recipiente si es necesario.
• Hay que tener mucha precaución con la plancha vigilando en todo momento que no esté muy cerca y sobretodo que no pueda tirar de cables.
• En los días de mucho calor, que tenemos que dejar el coche al sol, es recomendable tapar con una toalla o una tela clara, las sillas donde van sentados nuestros niños, y tapar sobretodo las zonas metálicas. Cuantas veces nos hemos quemado al sentarnos en el asiento del coche, pues ellos igual aunque estén tintados los cristales.
• Cuando salgamos a pasear, sobre todo si hay sol intenso, hay que cubrirles la cabeza con un sombrero para evitar insolaciones, y no olvidarnos de aplicarle un buen protector solar sobre las zonas descubiertas de su piel incluso en invierno. Durante el verano, si se está bañando, no olvidarnos de aplicarle el protector solar con frecuencia pues con el agua se elimina de la piel.

Heridas producidas por objetos cortantes.
• Guardar la maquinilla y las cuchillas de afeitar en alto y con cerradura de seguridad, al igual que las tijeras, agujas, alfileres y otros objetos de costura. Intentar no hacer ciertas acciones como afeitarnos, cortarnos las uñas y otras delante de ellos, porque por imitación van a intentar hacerlo produciéndose incluso heridas serias.
• En la cocina y el comedor todos los cuchillos, tenedores y tijeras deben estar en cajones bien cerrados y con pestillo. El mueble donde esté la basura y todos los armarios con vajilla u objetos de cristal deben tener cierre de seguridad. Cuando carguemos y descarguemos el lavavajillas mirar que no esté cerca, sobre todo si el lava esta aun caliente.
• Guardar en alto y bajo llave las herramientas de bricolaje.
• No deja ninguno de estos objetos al alcance de los peques pues se pueden herir a sí mismo o herir a otra persona.
Quemaduras eléctricas y electrocución.
• Colocar el ordenador, la televisión, el equipo de música y demás electrodomésticos bien adosados a la pared, de manera que no puedan tocar la zona trasera de estos aparatos, que es donde suelen estar las conexiones. Apagar y desenchufar todos los electrodomésticos que no estemos utilizando. Poner tapa-enchufes cubriendo todos los enchufes y no dejar cables al alcance de los niños. Vigilar especialmente las luces de Navidad, procurad que la instalación esté bien hecha y los cables bien aislados. Todos los hogares deberían tener un sistema eléctrico de seguridad (diferencial) que desconecte la instalación en caso de descarga eléctrica o de cortocircuito.

Asfixia y atragantamiento.
• Nunca se debe acostar a un niño en una superficie blanda tipo cojín o almohada pues se puede asfixiar, no debemos tampoco acostarlo sobre una superficie envuelta en plástico porque si apoyara su boca sobre él podría ahogarse.
• No dejar ninguna bolsa de plástico al alcance de los niños, porque si se la mete en la boca, o se la pone en la cabeza se puede asfixiar. Por el mismo motivo no deben jugar con globos. Es una buena costumbre hacerle varios nudos a las bolsas de plástico antes de tirarlas, pues así el niño no se las puede meter por la cabeza.
• No dejar sin recoger juguetes pequeños ni otros objetos de pequeño tamaño que los peques puedan llevarse a la boca y atragantarse, por ejemplo monedas. Vigilar que los juguetes al alcance de los niños pequeños no tengan piezas rotas y estén constituidos por piezas grandes. A la hora de comprar juguetes hay que fijarse que son para edad adecuada y en el resto de las recomendaciones del fabricante.
• Cuidado con la comida, no permitáis que se llene excesivamente la boca ni que coma acostado, explíquele que no debe hablar, ni correr, ni reírse con la boca llena pues puede atragantarse. Si vuestro hijo pequeño se atraganta, ponedle boca abajo y golpeadle con fuerza en la espalda, entre los omóplatos, hasta que arroje el objeto que le haya producido el atragantamiento, después consultad a un Servicio de Urgencias. Esta maniobra también es válida para la expulsión de flemas.
• Absolutamente prohibido darle a niños menores de 5 ó 6 años frutos secos, pues si se atraganta con ellos puede o bien asfixiarse, o bien producírsele una lesión pulmonar por el aceite que destilan estos productos. En cualquier caso precisaría tratamiento urgente, primero por vosotros como en el párrafo anterior, y luego en Urgencias. Si tiene frutos secos en su casa, vigilad que no estén al alcance de vuestro hijo.
• Son peligrosos también los alimentos que, como los chicles, las salchichas o los caramelos, tienen la forma y el tamaño de la vía aérea del niño y pueden producir asfixia en caso de atragantamiento.
• Tened mucho cuidado con las pilas de «botón», porque se pueden asfixiar con ellas o tragárselas, y en este caso podrían producir quemaduras o intoxicaciones.

Ahogamiento
• Como ya os he dicho, no dejéis a vuestro hijo nunca solo en la bañera porque se podría ahogar con facilidad, basta con que pierda el equilibrio y sumerja su cabeza en el agua. Si tenéis que salir del cuarto de baño para hacer otra cosa no lo dejéis al cuidado de otro niño pues es peligroso, sacadlo de la bañera, cogedlo en brazos envuelto en una toalla y haced lo que necesitéis. No dejéis a vuestro hijo a solas mientras la bañera o cualquier recipiente (cubo, barreño, etc…) se está llenando de agua, ni siquiera con las “sillas” con sujeción y ventosas que hay para bañarles.
• Si tenéis una piscina de plástico en la terraza vaciadla siempre después del baño, si la dejáis llena y sin vigilancia algún niño se puede ahogar. Nunca dejéis que los niños se bañen en una piscina sin supervisión ni aunque tengan manguitos o flotador. El uso de estos utensilios puede producir una sensación de falsa seguridad, pues se pueden desinflar, romper o salírsele al niño. Debéis saber que la máxima seguridad la da la vigilancia de los peques por un adulto responsable durante el tiempo en que los niños se estén bañando.
• Todas las piscinas públicas y privadas deberían tener una valla alta rodeándolas totalmente, con una cerradura de seguridad que impida el acceso a todos los niños cuando no haya un adulto vigilando. Procurad que no haya objetos cercanos que puedan ayudar a saltar la valla.

Envenenamientos (medicamentos, productos de limpieza etc…)
• No le digáis nunca que un medicamento es un caramelo, pues podría incitarle a cogerlo y tomárselo por su cuenta. No le administréis nunca medicamentos a oscuras, pues os podéis confundir de medicina o de dosis.
• Guardad siempre los medicamentos en alto y en un armario cerrado con cerradura de seguridad, pues si simplemente los ponéis en alto llegará un momento en que se subirán a algún mueble para alcanzarlos.
• Nunca llevéis medicamentos en el bolso ni los dejéis en los cajones, recordad que todo medicamento tomado a dosis distinta a la recomendada puede actuar como tóxico y dañar a diferentes órganos o sistemas del cuerpo. De cara a los niños no hay medicamentos inocuos, TODOS deben estar bien guardados. Aseguraos, después de administrar alguna medicina, que la dejáis bien guardada en su sitio.
• Tenga especial cuidado con estas normas si tenéis familiares o invitados en la casa, explicadles estas ideas pues ellos pueden no conocerlas y producirle un daño importante sin querer al niño.
• En caso de que en casa haya plantas decorativas, averigüe si tienen partes venenosas y si es así deshaceros de ellas, porque los enanos en una distracción pueden chupar o morder alguna.
• Si tenemos invitados y toman bebidas alcohólicas, retirad los vasos rápidamente pues los niños se pueden beber los restos. Guardar las bebidas alcohólicas siempre en armarios con llave, en lugares inaccesibles para los niños.
• Tened mucho cuidado con los productos de limpieza, guardadlos en sus envases originales, a ser posible con tapón de seguridad, no los pongáis nunca en botellas de agua o de otras bebidas pues nos podemos confundir y provocar un envenenamiento. Aunque muchos productos de limpieza se vendan en envases con tapón de seguridad, no os fieis, pues los peques con un poco de tiempo puede conseguir abrirlos. Por ello estos productos, incluidos los detergentes de lavadoras y lavavajillas, así como los de jardinería o los de cosmética, deben estar en armarios con cerradura de seguridad. Acordaos de no poner nunca insecticidas o raticidas en lugares que estén al alcance estos pequeños bajitos.

Caídas y golpes.
• Los niños empiezan a darse la vuelta desde muy pequeños, unos antes que otros, así que desde el mes de vida no lo dejéis nunca solo en una cama ni sobre ninguna superficie porque puede rodar y caerse.
• Ponedle protectores a la cuna y fijaos que la cabeza del niño en ningún caso quepa entre los barrotes. Procurad no abrigarlo mucho por la noche y que la ropa de cama pese poco de manera que se puedan mover libremente en la cuna. No es aconsejable acostarlos con nosotros porque durante el sueño sin darnos cuenta podemos aplastarlo y asfixiarlo. Si se le va a dar el pecho en la cama, tener cuidado en cómo nos colocamos porque en caso de dormirnos se nos puede caer, o aplastarlo si le damos el pecho tumbadas.
• Si en casa hay escaleras, en cuanto empiece a gatear debe ponerse una puerta de seguridad que impida el acceso (las hay desmontables). También debe instalarse rejas en las ventanas, que se puedan abrir por un adulto en caso de incendio, y aumentar la altura de la baranda de balcones y terrazas, pues los críos no tienen ninguna conciencia de peligro y puede precipitarse desde arriba. No dejar nunca macetas ni muebles junto a la baranda del balcón ni junto a las ventanas pues se puede subir a ellos para asomarse y caerse. Nunca dejar a los niños en una habitación con la ventana abierta si ésta no tiene rejas, los niños son muy curiosos y es muy peligroso, incluso aunque los peques hasta ese momento no haya sido travieso.
• No es aconsejable el andador pues se podría caer hacia adelante y, en cualquier caso, no le beneficia pues lo hace cómodo y tardará más en andar solo. Mucho mejor es que, cuando veamos que se pone solo de pie agarrándose a los barrotes de la cuna o apoyado en una silla, le demos las manos y lo ayudemos a andar, primero con las dos manos, luego con una sola y luego lo dejaremos andar suelto.
• En ese momento se les abre un mundo nuevo de independencia… y de peligro. Lo tenemos que vigilar muy especialmente, observar a su altura que riesgos hay y eliminarlos.
• Poner cantoneras acolchadas en las esquinas de las mesas y de otros muebles para que no se golpee, cuidado con los objetos de cristal, porcelana, cerámica, etc…, ponedlos en alto.
• Si tenemos en casa algún animal (mascota), no lo dejemos nunca a solas con los niños por muy domesticado que esté, pues incluso sin querer le podría hacer daño.
• No dejar cables, cuerdas ni cintas al alcance de los peques pues se podría ahorcar, por el mismo motivo nunca debemos ponerles cadenas ni cintas al cuello y tampoco cintas o bandas en la cabeza a las niñas, si no van a estar vigiladas.
• No lo pierdas de vista cuando esté en la «trona» o en el cochecito pues puede caerse y golpearse en la cabeza, recordad que en esta fase debe estar siempre vigilado. Eliminad, en suma, todas las cosas con las que se puedan hacer daño y no lo perdáis de vista. Una vez eliminados los peligros y sin dejar de observarlos por si acaso, hay que permitirles que exploren, para ir poco a poco dándole autonomía pero sin sacrificar nunca la seguridad.
• Recordad que un exceso de peso en las manillas del carro, puede provocar una caída de este hacia atrás, con el consiguiente golpe del niño.

Deja un comentario

Últimos comentarios (9)

  1. me dijiste que lo leyese y no pude hasta hoy… es que no doy para más…… En fin que me pareció genial genial y que corto y pego jajaja. Besinos

    -mery
    24 enero, 2010 a las 7:13 pm
  2. Tris y que practico!!!
    El otro dia llame a urgencias toxicologicas, el peque venia con la lengua fuera diciendo «que asco….pica…» y es que habia sacado unas pilas de un juguete (de marca conocida y que ahora que me fijo, el apartado de las pilas no iba con tornillos!!!) Bueno pues la pila habia soltado un liquido y el lo habia chupado. Todo esto me asusta muchisimo y llame, me dijeron que le diera leche y que enjuagara la boca y ya está.
    Enhorabuena por tu nuevo blog.

    paris
    23 enero, 2010 a las 12:27 am
  3. Muchas gracias por recordarnos lo de más vale prevenir, y por pautarnos tan estupendamente las precauciones. De hecho, se lo he mandado a unas «cuantas amigas», que están las pobres resistiendo la fase del año y medio y los dos años, que es cuando una madre se templa en estas lides.
    Gracias, Tris.

    juanola
    22 enero, 2010 a las 6:13 pm
  4. es una guía fantástica.

    nandiviri
    21 enero, 2010 a las 11:41 pm
  5. Impresionante, como me ha gustado, desde luego hija mía me encantan tos post. como se puede comunicar tan bien y con tanta claridad.
    Es bueno leerlo de vez en cuando y recordar normas básicas de seguridad y prevención.

    beli
    21 enero, 2010 a las 9:26 pm
  6. Muchas gracias Trikell!
    ya veo que te has acordado, es completísimo. Lo he añadido en mis favoritos, aunque la verdad es que espero no tener que usarlo muchas veces.

    Un besico.

    neray
    21 enero, 2010 a las 9:25 pm
  7. gracias por el post es super interesante y seguro nos ayudara un monton a muchas de nosotras que a veces estamos un poco perdidas

    dulces
    21 enero, 2010 a las 7:45 pm
  8. está genial tener toda la información tan detallada y preparada.

    Eres la caña.

    destres
    21 enero, 2010 a las 2:10 pm
  9. ¡WOW!

    Lo voy a marcar como «favoritos» para tenerlo a mano si me hiciera falta.

    ¡Mil gracias!:)

    varita-magica
    21 enero, 2010 a las 2:01 pm