El postparto

Esa etapa de novedades, cambios, incertidumbre en la que parece que toda la belleza del embarazo se apaga, el cansancio nos invade, y todo es tan poco “ordenado”.

Esa etapa de novedades, cambios, incertidumbre en la que parece que toda la belleza del embarazo se apaga, el cansancio nos invade, y todo es tan poco “ordenado”.

Recuerdo mis embarazos como una etapa preciosa, en la que me sentía especial, llena de vitalidad (más en el segundo que en el primero). Todo genial hasta que me veía en el espejo después del parto: mi pelo “chupado”, la piel cetrina, brazos y pecho hinchados, ojeras provocadas por la falta de sueño, y un cansancio permanente que me acompañaba a cada sitio, en todo momento.

Todas sabemos que las hormonas después del parto no juegan a nuestro favor, es más, nos hacen un faena bien gorda. Y anímicamente nos encontramos por los suelos.

A esto hay que añadir que no “debemos” hacer ejercicio físico hasta pasadas, mínimo, 6 semanas, lo cual nos hunde más en la miseria cada vez que nuestro cuerpo sale a la luz… “Dichoso embarazo!” nos decimos. Pasamos del subidón hormonal/emocional a la frustración absoluta. Parece que somos las únicas en el mundo que después del parto se siente en estas (asquerosas) condiciones físicas…

Siempre he recomendado a mis alumnas en la fase final del embarazo que observen muy atentamente cómo evolucionan y responden sus cuerpos en las primeras semanas de recuperación, y así se sientan, vuelvan a retomar su rutina. Ni mucho menos al mismo nivel, sino muy poco a poco, pero lo importante es comenzar a hacer algo para ir sintiéndonos mejor. Para mí es primordial sentirme bien conmigo misma, mucho más que tener la tripa plana o fofa; si hacer algo de ejercicio me sube el ánimo, porque me olvido un ratito de los “deberes”, porque siento que me estoy mimando y que estoy en el camino de recuperarme físicamente, bienvenido sea!!

Como comentaba un poquito más arriba, evidentemente, no podemos hacer ejercicio al mismo nivel que cuando lo dejamos, y para empezar recomiendo caminar cada día, aprovecha los rayitos de sol para que tu bebé y tú os nutráis de vitamina D. Tu sistema óseo durante el embarazo ha perdido mucho calcio, porque es vital para la gestación de tu bebé, así que aunque haga frío, no lo dudes!! Sal a disfrutar del sol. Más adelante, podrás ir incorporando en tus ratitos “libres” ejercicios y te aconsejo que empieces a fortalecer desde las capas más internas a las más externas. Una recuperación desde dentro hacia fuera. Trabajando de esa forma, fortaleceremos nuestro centro, del que dependen las bases principales de la tonificación de las capas musculares externas (colocación, control postural, activación del core, etc…), y evitaremos hacernos daño después a nivel lumbar, cadera, rodillas…

Si tu parto fue natural, empezaremos siempre por la recuperación del tono muscular en suelo pélvico, con ejercicios de Kegel, sencillísimos, para después seguir con toda la faja abdominal, comenzando por contracciones de transverso, seguir con hipopresivos y algunos ejercicios suaves de pilates. Una rutina de yoga te ayudará a calmar el ánimo y sentirte más relajada. En internet encontraréis cantidad de vídeos que os pueden ayudar, pero es preferible que lo trabajéis con la ayuda de un profesional.

Si tu parto fue por cesárea, también comienza a caminar poco a poco. Caminar contribuye a la cicatrización de la herida y evita que se formen coágulos de sangre. Tu médico te indicará cuándo puedes comenzar con otras actividades físicas. Hazlo siempre siguiendo su consejo.

Lo principal, que nos pasa a casi todas, es no tener prisa por ver los resultados, sino poner conciencia en cada cosa que hagamos para sentir los beneficios sutiles, sobre todo anímicamente. Tardarás varios meses en recuperar la forma física que tenías previa al embarazo, así que tómatelo con filosofía y disfruta de tu retoño, de su contacto físico, de la maternidad recién estrenada, que es una etapa maravillosa y por la que debemos sentirnos privilegiadas.

Siéntete bien contigo misma y lo demás, fluirá.

Deja un comentario

Últimos comentarios (2)

  1. Pienso que el postparto, esw una de las mejores etapas de la vida de toda madre, claro, tanto como tiene sus cosas buenas, también tiene cosas complicadas. En mi caso el único problema que tuve luego del parto fue adelgazar unos kilos que tenia de mas, hice mucho ejercicio , pero no me ayudo en ningún momento . Empecé algunas dietas, pero nada. Pero todo cambio cuando un día una compañera de trabajo me recomendó el Mummy Magic Weight-Loss Tea, al principio me dio susto tomarlo, ya que no sabía si tenía algún tipo de aditivo químico que afectara mi lactancia, sin embargo este es un producto natural, que me permitió seguir lactando y a su vez me ayudo a perder esos kilos extra en cuestión de semanas.

    Liliana
    7 noviembre, 2017 a las 9:55 pm
  2. ¡CÓMO ME ENVEJECÉ CON LA AYUDA DE LAS HIERBAS !!!
    Nunca pensé que serían un milagro en el Internet hasta que entré
    Contacto con el sacerdote Dr okoko finalmente lo hice con la ayuda de su
    El poder espiritual que fue recomendado por una dama en el centro del bebé le ayuda
    Antes, nunca creer que era real hasta que lo confirme ahora porque tengo
    He intentado tantas cosas para asegurarse de que quedo embarazada, pero no hay suerte, inmediatamente i
    contáctalo. Él hizo algunas oraciones espirituales y me envió una medicina herbal
    Que tomé, me quedé embarazada tres semanas después, y ahora tengo un hijo para
    espectáculo. Muchas gracias sacerdote y recomiendo Dr okoko para todo el mundo fuera
    Allí que está dispuesta a tener un hijo de su propia por ahí. Contactarlo para
    Ayuda también es real y potente, lo he confirmado, en contacto con él en el correo electrónico: Drokokospellhome@yahoo.com Gracias señor por su ayuda y su bondad

    Mr
    5 noviembre, 2017 a las 9:19 pm