El Lenguaje de las Flores

"Flores... ¿para primavera? ¡Qué original!" Es posible que a Miranda Priestly (El Diablo se viste de Prada) no le pareciera innovadora la idea de utilizar flores para la colección preparada para esta época del año pero... da la casualidad que, en esta estación, la primavera, es cuando la naturaleza lo inunda todo de...

"Flores… ¿para primavera? ¡Qué original!" Es posible que a Miranda Priestly (El Diablo se viste de Prada) no le pareciera innovadora la idea de utilizar flores para la colección preparada para esta época del año pero… da la casualidad que, en esta estación, la primavera, es cuando la naturaleza lo inunda todo de…

«Flores… ¿para primavera? ¡Qué original!»

Es posible que a Miranda Priestly (El Diablo se viste de Prada) no le pareciera innovadora la idea de utilizar flores para la colección preparada para esta época del año pero… da la casualidad que, en esta estación, la primavera, es cuando la naturaleza lo inunda todo de color y olor precisamente con el florecimiento de las margaritas, las amapolas, las rosas,… (esto es, flores), con lo que se hace casi imposible que estas no formen parte de nuestra vida, y más aún esta temporada, en que los estampados florales son tendencia y han decidido invadir todos los espacios: moda, menaje, decoración, etc.

En esta ocasión, mi propuesta no va dirigida a mostraros la ropa o los objetos que se han dejado seducir por ellas. Así que como estamos en la estación que estamos y además me encantan las flores y los libros lo que os propongo es la lectura del libro El lenguaje de las flores, de Vanessa Diffenbaugh, publicado en 2011.

El lenguaje de las flores 1

A priori, el título puede llamar a engaño porque puedes pensar que se trata de un compendio, sin más, de los significados que se le atribuyen a las flores dependiendo de la especie y el color. No obstante, es cierto que la autora construye su historia basándose en el código que la estricta sociedad victoriana utilizaba para expresar sus sentimientos a través de las flores.

¿Qué nos cuenta el libro?

El argumento gira en torno a Victoria Jones, una chica que tras pasar toda su vida entre familias de acogida y pisos tutelados tiene que independizarse al cumplir la mayoría de edad. Marcada por una dolorosa historia personal, Victoria se ha convertido en una persona introvertida y resentida que ha perdido toda esperanza. Sin embargo, la autora nos proporciona una luz al final del túnel porque la protagonista encuentra en su afición por las flores y su significado, el bálsamo que necesita para curar sus heridas y así recuperar la confianza en sí misma y en los demás lo que le perminte reconducir su vida y alcanzar la madurez. La autora te atrapa con la historia desde el principio hasta el final porque consigue que empatices con la protagonista, que sufras, sientas y vivas la lucha que mantiene consigo misma, con sus sentimientos y sus emociones hasta lograr redimirse. Es una historia de supervivencia, de superación y de segundas oportunidades.

Antecedentes

El lenguaje de las flores en la historia

Joven con rosas victoriana La sociedad victoria se caracterizaba por su estricta moral con severas y encorsetadas normas de comportamiento que dificultaban la relación entre los enamorados. Pero como la necesidad obliga, encontraron en el lenguaje floral un medio discreto y eficaz para poder comunicarse. Este código se basó en el libro que Charlotte de Latour publicó en 1819, Le langage des fleurs, en el que aúna la simbología de las flores que su autora recogió en la poesía, la mitología antigua y la medicina. Así nació la Floriografía y durante gran parte del siglo XIX se publicaron centenares de diccionarios de flores en Europa y América. Sin embargo, este código tiene sus orígenes en la Edad Media y en el Hanakotoba, el lenguaje de las flores de Japón, mucho más complejo y sofisticado.

Hoy día, aunque ya no necesitamos utilizar tan ingenioso lenguaje para expresar nuestros sentimientos libremente, es cierto que en nuestro subconsciente colectivo pervive el recuerdo de aquella costumbre. Pero si no es así, aquí os dejo una pequeña muestra de algunas flores con los significados que se les atribuyen.

La rosa roja: simboliza el amor pasional, el romanticismo. La blanca, inocencia. La amarilla, infidelidad, celos. rose - sfondi desktop

El tulipán: símbolo del amor perfecto. Tulipanes

Las margaritas: se relacionan con la pureza y la inocencia juvenil. Margaritas

El clavel o «flor de los dioses»: asociado a la admiración y al amor. Clavel

El azahar: simboliza el amor eterno, la pureza y la fidelidad. Azahar

Las violetas: simbolizan la calma, la tranquilidad y la timidez. Violeta-Africana

Las calas o lirios de agua : se relacionan con la sofisticación, la elegancia y la nobleza. Calas blancas

Las begonias: relacionadas con la amistad y la paciencia. Begonias

Las camelias: simbolizan la belleza y el comienzo de algo nuevo. Camelias

Las orquídeas: están relacionada con la sensualidad, la seducción y la belleza. Orquídeas

La simbología que se le ha atribuido a cada una de las flores ha dependido no solo del significado que cada sociedad le ha dado a cada especie sino también a su color, por lo tanto es de esperar que haya cambiado a lo largo de la historia.

Mis flores preferidas son las calas y los tulipanes. Y las vuestras, ¿cuáles son?

Deja un comentario

Últimos comentarios (3)

  1. Me encantan las flores! Dan alegría a cualquier espacio!

    ana-santiago-
    3 mayo, 2016 a las 9:41 am
  2. Gracias BabyBea. Las rosas blancas también son preciosas, de hecho, en la mesa del comedor tengo un centro con este tipo de flores.

    violeta-de-anis
    3 mayo, 2016 a las 9:34 am
  3. Qué interesante post! me encanta 🙂
    Yo ahora mismo tengo dos calas en el jardín espectaculares! Pero mis flores preferidas son las rosas blancas… 😉

    dra.-mami
    3 mayo, 2016 a las 8:58 am