El hámster como mascota para tus hijos

Los hámster son las mascotas perfectas para los niños ya que no requieren muchos cuidados pero inculcan la responsabilidad de tus hijos.

Los hámster son las mascotas perfectas para los niños ya que no requieren muchos cuidados pero inculcan la responsabilidad de tus hijos.

Los hámsters son pequeños roedores muy simpáticos que no paran de jugar, excavar, trepar y hacer ejercicio. Son animales pequeños y delicados en el sentido que no son como los perros o gatos que los puedes abrazar y achuchar. 

Los hámsters como mascota son ideales, sobre todo para niños tranquilos, ya que no requieren grandes cuidados pero inculcarán la responsabilidad necesaria que deben tener los niños para empezar a tener mascotas en casa.

Su afición es escalar, trepar, jugar y correr en la rueda y por este motivo necesitan tener una jaula espaciosa que le permita movilidad.

Prácticamente todos los hámsters son nocturnos, por lo que durante casi todo el día estarán durmiendo y es por la noche cuando empezarán a jugar y correr por la rueda. No será aconsejable pues tener la casita en una habitación donde duerman los peques porque seguro que los ruidos les molestarán.

Esto no significa que durante el día no podamos jugar con ellos ni mucho menos, pero si deberemos tener en cuenta cuales son sus hábitos y respetarlos. No hay que despertar al hámster mientras está durmiendo ni molestarlo o acariciarlo cuando no nos ve ya que se asustará mucho y puede llegar a ser agresivo, simplemente por el propio susto.

¿Cuanto viven los hámsters?

Los hámsters en general tienen una esperanza de vida de entre 2 y 3 años en cautividad. Ciertamente es una esperanza de vida muy corta ya que les coges cariño y cuando te das cuenta tu hámster ya es un abuelito.

Sin embargo hay hámsters que han vivido más tiempo pero tendrás que tener en cuenta cual es su esperanza de vida ya que ésta será otra lección que tus hijos aprenderán sobre las mascotas.

Espero que os haya gustado este pequeño artículo.

Fuente: dehamster.net

Deja un comentario