El divorcio y los niños

Cuando los padres deciden separarse o divorciarse surge a veces la duda sobre cómo manejarlo con los niños y muchas preguntas: ¿qué decirles?, ¿se traumatizarán?, ¿se dará cuen...

Cuando los padres deciden separarse o divorciarse surge a veces la duda sobre cómo manejarlo con los niños y muchas preguntas: ¿qué decirles?, ¿se traumatizarán?, ¿se dará cuen…

Cuando los padres deciden separarse o divorciarse surge a veces la duda sobre cómo manejarlo con los niños y muchas preguntas: ¿qué decirles?, ¿se traumatizarán?, ¿se dará cuenta?, ¿cómo ayudarlos a transitar por esta experiencia? cuando también resulta dura para los padres.

Los niños por más pequeños que sean notan que algo está cambiando y que muchas cosas van a cambiar, por ello es importante primero comunicarles la noticia y los cambios que surgirán: quién se irá de casa, dónde estarán ellos, cuándo verán al padre que se irá, quién los llevará ahora al colegio, cómo pueden contactarse, entre otros.

Es importante tratar de comunicarles la decisión de la pareja sin culpabilizar a ninguno de los padres ya que son y seguirán siendo su padre y madre aunque ya no sean mi esposo ni mi esposa.

Al comunicarles la separación es muy importante explicarles que es una decisión de los adultos y que ellos no han hecho ni han dejado de hacer nada para que papá y mamá hayan decidido no seguir juntos.

Hay que permitir que se expresen y tolerar la rabia, frustración y tristeza que la ruptura de sus padres les genera y darles tiempo para que se adapten a la nueva situación familiar.

Hacerles creer que mamá continúa en casa o que papá sólo está de viaje les produce confusión y desconfianza, no se les protege al mentirles, se les engaña y el engaño pasará factura luego en la relación con los padres.

No hace falta darles detalles ni decirles lo que papá ha hecho o mamá ha dejado de hacer para que hayan decidido divorciarse, eso es cosa de adultos que sólo compete a la pareja.

Al dejarse de querer papá y mamá puede surgir en los niños el temor y la duda sobre si podrán dejarlos de querer a ellos, es necesario explicarles que el amor que existe entre un hombre y una mujer es diferente al que estos sienten por sus hijos, y que este último jamás se acaba.

Es necesarios decirles y repetirles que papá y mamá no van a dejar de quererlos y mantener y permitir el contacto entre ellos a través de visitas, llamadas, correos, paseos, sobre todo por parte del padre que ya no vivirá con ellos.

Los adultos deben recordar que se han separado de su pareja pero que no se han divorciado de sus hijos y que estos siguen siendo su responsabilidad aunque sean hijos de ese otro al que ya no se quiere.

Son el padre y la madre los que deben hacerles ver a los hijos que siguen allí y seguirán allí para ellos, son los adultos los que deben cuidar los encuentros, las llamadas e insistir en verse.

Aunque ya no sean pareja siempre seguirán siendo padres y deberán tratar de ser un equipo parental para esos niños que se adaptarán a la nueva situación pero a los que se debe cuidar y ayudar en el proceso.

Yezenia González Robaina
Psicóloga-Psicoterapeuta
Creadora de Crece con Yeze
www.crececonyeze.com
yeze@crececonyeze.com

Móvil: 618050333

Deja un comentario

Últimos comentarios (4)

  1. Estupendo, gracias por compartirlo!

    crece-con-yeze
    3 marzo, 2014 a las 2:46 pm
  2. El Decálogo del Buen Divorcio.
    Al hilo del artículo, nos parece importantisimo que se orienten a las parejas en los proceso de ruptura, para que éstas sean lo menos traumática posible, tanto para los adultos como para los niños.

    Es por ello que la Consejería de Justicia de Málaga se hizo eco de esta realidad y publicó, el denominado coloquialmente como “Decálogo del Buen Divorcio” además de seguir vigente, no ha perdido su rigor, sensibilidad y eficacia, por lo que poner en práctica estos “mandamientos”, puede ayudar a afrontar a la familia el proceso de ruptura. De forma resumida, se reseñan los siguientes tips:

    1. El divorcio es algo más que un proceso legal:
    Toda ruptura familiar conlleva además de un proceso legal, un proceso emocional, personal y psicológico que viven tanto los adultos como los hijos/as de la pareja. .

    2. El problema no es el divorcio, sino el “mal divorcio”:
    La ruptura de la relación entre la pareja no debería ser perjudicial para los hijos/as. Es la mala manera de desarrollar esa ruptura de pareja lo que acarrea consecuencias negativas para los niños/as.

    3. De común acuerdo todos ganan:
    Las rupturas familiares en las que no existe acuerdo se centran en las críticas mutuas y aumentan las tensiones entre los progenitores y demás miembros del núcleo familiar, pues se basan en la búsqueda de un culpable. Se debe fomentar el divorcio de mutuo acuerdo.

    4. Se separan los padres, no los hijos/as.
    5. La separación no supone la pérdida de ninguno de los progenitores
    6. Los hijos/as no son propiedad exclusiva del padre o de la madre
    7. El divorcio no pone fin a las obligaciones compartidas con respecto a los hijos/as
    8. Lo importante es la calidad de la relación con los hijos/as
    9. No utilizar a los hijos/as
    10. Facilitar la adaptación del menor a las nuevas parejas

    Échale un vistazo al decálogo completo en: http://www.divorcioexpres.com/el-decalogo-del-buen-divorcio/

    divorcioexpres.com
    3 marzo, 2014 a las 12:47 pm
  3. Gracias!.
    Me alegra que te resulte interesante y gracias por compartir tu experiencia y opinión!!!

    crece-con-yeze
    18 mayo, 2012 a las 2:51 pm
  4. Me parece muy interesante el articulo. Como hija de padres separados, aunque no era una niña cuando sucedió, reconozco que tuve la rabia, furstración y tristeza que mencionas.

    Es muy cierto que los adultos, especialmente los padres, deben recordar que no se han divorciado de sus hijos.

    Creo que en un divorcio, más que en ninguna otra situación, se tiene que poner por encima de todo el bienestar de los niños.

    Gracias por el blog.

    Victoria

    victoriamatute
    18 mayo, 2012 a las 9:25 am