¿Cuándo se necesita una ortodoncia?

La ortodoncia va más allá de este fin y tiene como objetivo corregir diferentes problemas relacionados con la mandíbula, con la mordida, además de la estética visual.

La ortodoncia va más allá de este fin y tiene como objetivo corregir diferentes problemas relacionados con la mandíbula, con la mordida, además de la estética visual.

No es solo una cuestión de estética y de alinear unos cuantos dientes que están torcidos.

La ortodoncia va más allá de este fin y tiene como objetivo corregir diferentes problemas relacionados con la mandíbula, con la mordida, además de la estética visual.

Si bien es cierto, que la mayoría de personas toman la decisión de llevar ortodoncia por un fin estético, más si cabe en pleno apogeo de redes sociales como Instagram, Pinterest, etc. donde la belleza y la estética priman ante cualquier cosa.

En el caso de los niños y niñas, es conveniente acudir al odontopediatra cuando se tiene alrededor de los 6 años, con el fin de llevar un control sobre la calidad de la mordida y de la disposición de la mandíbula y de los dientes, para evitar problemas más graves en un futuro, en caso de que no se haya actuado.

En caso de que los niños y niñas sean mayores a esta edad y no se haya llevado ningún control, en principio, tampoco es algo grave, pero es necesario acudir a un especialista cuanto antes para que tome una radiografía de la situación actual de la boca y tome las medidas necesarias en materia de ortodoncia.

Con los avances tecnológicos, actualmente existen en el mercado diferentes tipos de ortodoncia como:

·         Ortodoncia de brackets

·         Ortodoncia lingual

·         Ortodoncia invisible o invisalign

La ortodoncia de brackets es la más común y consiste en aplicar una serie de alambres metálicos que ejercen una presión sobre los diferentes dientes y contribuyen a recolocarlos en su sitio óptimo.

La ortodoncia lingual es similar a la ortodoncia de brackets, con la diferencia de que los alambres se instalan por la cara interior de los dientes, es decir, no son visibles.

Este método es el más caro y quizá el que más cuesta de poner, debido a que es más complejo trabajar en la cara interior del diente que en la parte frontal.

La ortodoncia invisible o invisalign se basa en el uso de unas férulas que se cambian cada 10-15 días en promedio y van modificando la posición de los dientes haciendo micro movimientos.

Entre los tres tipos de ortodoncia, esta es la que más cómoda resulta ya que permite comer cualquier alimento, y no hay riesgo a que se rompan los alambres, ya que no se utilizan. La férula se mantiene puesta durante todo el día excepto a las horas de comer, que se quita para poder comer cualquier cosa.

Nestum

Deja un comentario