CONSEJOS PARA LA PRIMERA VEZ QUE MI HIJO SE VA DE CAMPAMENTO

Dar consejos sobre educación, en mi opinión es algo atrevido y un pelín arrogante. A veces encuentras libros, artículos o ideas que pueden ayudarte y orientarte ante determinadas situaciones. Ahora bien, una madre es una madre y todas y cada una de nosotras lo hacemos lo mejor que podemos con nuestros hijos....

Dar consejos sobre educación, en mi opinión es algo atrevido y un pelín arrogante. A veces encuentras libros, artículos o ideas que pueden ayudarte y orientarte ante determinadas situaciones. Ahora bien, una madre es una madre y todas y cada una de nosotras lo hacemos lo mejor que podemos con nuestros hijos….

Dar consejos sobre educación, en mi opinión es algo atrevido y un pelín arrogante. A veces encuentras libros, artículos o ideas que pueden ayudarte y orientarte ante determinadas situaciones. Ahora bien, una madre es una madre y todas y cada una de nosotras lo hacemos lo mejor que podemos con nuestros hijos. Pese al tiempo dedicado, a los enfados y los besos, a las alegrías y los disgustos, ahí seguimos esta generación de madres “multi tasking” al pie del cañón. Así que consejos los justos…

Solo una pequeña reflexión: Llevamos meses dándole vueltas a lo que van a hacer nuestros hijos en verano. Todavía hace frío, acabamos de volver de vacaciones, empieza el “tortuoso” tercer trimestre, exámenes, comuniones, notas, fin de curso…. Y el verano acechando. Ya hemos hecho un barrido exhaustivo del mercado, cientos de ofertas y posibilidades, todo tipo de programas, actividades, deportes, idiomas y por fin tomamos la decisión. Si alguien piensa que ahí se ha terminado, se equivoca, nos queda lo más importante: ¿cómo se lo decimos a nuestro hijo?

Y nos asaltan entonces miles de preguntas ¿habré elegido el campamento adecuado?¿estará bien?¿lo cuidarán?¿me echará de menos?¿me estaré precipitando?, etc.

gaia2

He manejado a lo largo de mi vida profesional muchas “primeras, segundas, terceras…. salidas” y he sido testigo activo de conversaciones con infinidad de padres a este respecto. Por eso hoy voy a intentar escribir ese algo que pueda servir de ayuda a la hora de afrontar la salida a un campamento.

  1. Informaros bien. Informaros sobre la empresa y personas que están detrás de la organización que habéis elegido. Si os dan tranquilidad, adelante, si por el contrario no os dan confianza es mejor esperar o buscar otras opciones.
  2. Para que el niño lo entienda bien, los padres tienen que estar preparados y convencidos de que quieren empezar esta nueva etapa con sus hijos.
  3. No es un diálogo con vuestro hijo, es una decisión que habéis tomado y que lo hacéis por su bien. Los niños pequeños saben si les gusta o no el helado, pero no están preparados para opinar y debatir con sus padres sobre estos temas. Enseñadles fotos, la página web, contadle las actividades que va a hacer para que se involucre parcialmente, pero no perdáis la perspectiva: la decisión es vuestra.
  4. ¿Cómo abordáis el tema?, pues con toda la naturalidad del mundo y sin rodeos. Es un premio y así debería verlo vuestro hijo. Convéncete de que lo estás haciendo bien y así lo transmitirás con entusiasmo.
  5. Frase prohibida: Si te pones triste o lo estás pasando mal, no te preocupes que Papá y Mamá te van a buscar. Es totalmente contraproducente. Ir a un campamento es una oportunidad para madurar y crecer en muchos aspectos: independencia, cooperación, autonomía, convivencia, responsabilidad. También es un momento de aprendizaje y de superación. Si el niño piensa que a la mínima dificultad lo vais a recoger, ese aprendizaje no se va a producir.
  6. Utiliza la motivación del campamento para que tu hijo mejore sus destrezas físicas y sus destrezas emocionales.
  7. Si ya has elegido y estás convencida, sigue las instrucciones del campamento. No cometas el error de, por ejemplo, meter en la maleta cosas que no están permitidas. Solo conseguirás poner en evidencia a tu hijo delante de sus nuevos amigos por algo de lo que el no ha tenido la culpa.
  8. Respeta la política de comunicación. Casi todos los campamentos limitan las conversaciones telefónicas de los niños con sus padres. Los buenos campamentos tienen mucha experiencia en este tema. Infórmate, pero confía en ellos.
  9. Una vez tomada la decisión RELAJATE y disfruta de cada etapa: hacer la maleta, comprarle lo que hace falta, contarle lo bien que lo va a pasar. En la maleta no solo tiene que llevar el cepillo de dientes, zapatillas de deporte, etc, tiene que ir cargada de una buena dosis de “orgullo de sus padres”, de confianza, de optimismo y de cariño.

Para terminar, hagas lo que hagas, fíate de tu instinto de Madre y no de los condicionantes sociales. Piensa que esta es también una nueva etapa para ti, así que disfrútala.

Para más información visita: GaiaCamp.com

Deja un comentario

Últimos comentarios (1)

  1. Muy buenos consejos, yo nunca he llevado a mi hijo a campamentos pero con el pequeño me lo estoy planteando.

    dmjose.arteaga1980
    13 abril, 2016 a las 12:59 pm